El gran encuentro de los Evangelista

DESCENDIENTES DE CINCO HERMANOS LLEGADOS DE ITALIA SE REUNIERON EN SANTA ROSA

La historia de la familia comenzó en el Siglo XIX en Borello, un pequeño pueblo italiano. Matilde y Rafaelle tuvieron cinco hijos que a principios del siglo pasado migraron hacia La Pampa. Aquí se dedicaron a la pintura, los repuestos y los helados.
Alrededor de 100 personas se reunieron ayer en el salón de fiestas del hotel La Campiña para celebrar a Matilde Di Benedetto y Rafaelle Evangelista, una pareja de italianos de la localidad de Borrello, en la provincia de Chieti, en la región de los Abruzos, de cuya unión nacieron Fioretta, Guillermo, Cayetano, Timoteo y Geremías.
Los cinco hermanos, en distintos momentos, migraron desde su Italia natal a la Argentina, más precisamente a la ciudad de Santa Rosa, en La Pampa.
Los que se unieron ayer a almorzar y a mirar las fotografías de la familia Evangelista fueron los hijos, nietos, bisnietos y tataranietos de los cinco hermanos. La mayor parte de esa familia está radicada en Santa Rosa y en otras localidades de la provincia, pero también llegaron parientes desde Buenos Aires, La Plata y Bahía Blanca para confluir en la primera gran juntada familiar.

Los hijos de los hijos.
Norma Evangelista, una de las organizadoras, narró a LA ARENA que Fioretta Evangelista nació el 1 de enero de 1891; Guillermo, el 22 de julio de 1894; Cayetano, el 31 de agosto de 1896; Timoteo, el 10 de agosto de 1902 y Geremías, el 12 de enero de 1912. “Llegaron a la Argentina en ese orden. El hecho que ya hubiera hermanos radicados en La Pampa, alentó a los menores a elegir a esta provincia y a Santa Rosa en particular, para asentarse definitivamente”, explicó.
Los cinco partieron hacia nuestra provincia desde Borrello. “Llegaron buscando nuevos horizontes y mejores condiciones de vida para instalarse y formar sus familias. Algunos llegaron solteros, otros, casados, llegando juntos o solos, dejando a sus esposas hasta que pudieran traerlas. Venían sin hijos o con alguno nacido en Italia… pero acá, las familias prosperaron y se fueron agrandando”, narró.
Entre todos, sumaron 18 hijos: nueve mujeres y nueve varones. Los hijos de Fioretta y de Doménico Dorfeo: Lucía, Mingo, Matilde y Guillermina. La descendencia de Guillermo: Matilde, Pety, Lucho, Mito y Beba. Los hijos de Cayetano: Matilde, Rafael, Nelly, Vicente e Ito. Los hijos de Timoteo: Juan y Mario. Nicoló y Rafael, hijos del más pequeño, Geremías.

Emprendedores.
“Los cinco hermanos vivieron tiempos difíciles, fueron asimilando las costumbres de la nueva patria, mientras conservaban y estrechaban los lazos que los unían. Se dedicaron, casi todos al oficio de pintores, prolongándolo, en el caso de Cayetano y Timoteo, en sus hijos. Guillermo y los suyos se dedicaron a la venta de repuestos para automóviles y Geremías, endulzó a todo Santa Rosa con sus exquisitos helados. Emprendedores, luchadores incansables, dueños de un gran entusiasmo, legaron, no sólo un apellido, sino una norma de vida que acompaña a los que somos sus descendientes”, escribió Norma en una reseña entregada a este diario.
Las fotos de Matilde y Rafaelle, en el fondo del salón, junto con los nombres de sus hijos y de toda su descendencia, fueron uno de los atractivos de la celebración de ayer, junto con un audiovisual repleto de fotos familiares. Los Evangelista compartieron un almuerzo y una merienda familiar como nunca antes.