“El infierno está entre nosotros”

“El infierno tan temido ya está con nosotros. La ciudad, a este paso, sobre el fin de este año va a ser intransitable. No va a haber asfalto, va a haber nada más que cráteres. No tenemos más remedio que deprimir el nivel de la laguna para disponer de una capacidad en el cuenco y lograr disminuir el nivel de la napa freática”, dijo Raúl Crespillo, ex funcionario de Obras Públicas del municipio.
El funcionario sostuvo que “tenemos que bombear ese agua indefectiblemente al Bajo Giuliani. Hay que hacer trabajos de depresión de la freática en toda la ciudad. Es una burbuja de agua que está colgada en el suelo y que hay que sacar. Hay que enviarla a la laguna y de ahí al Bajo Giuliani. Cuando llueve nos encontramos con que el nivel que hemos bajado durante un mes sube en una tarde. No hay una sintonía perfecta entre todos los que tienen que participar en esto, cuando la laguna aumenta saca de servicio la ciudad, los sólidos que arrastra el desagüe pluvial van a la laguna y eso va atarquinando el cuenco”.

Saneamiento.
En diálogo con periodistas de El Aire de la Mañana, Crespillo afirmó que “el sistema de saneamiento de Santa Rosa es muy difícil de mantener. Nos vamos a encontrar con la ciudad devastada. Necesitaremos fondos externos. Pagamos un valor que no es compatible con la necesidad que el sistema tiene. De persistir esta situación la ciudad va a ser intransitable”.