El “Martes 13” es tendencia en las redes sociales

La tendencia revela que la fecha no pasa inadvertida y que se vuelve comentario entre amigos, en la calle y en las redes sociales. De esto se está hablando y todo vale en un martes 13, aunque no pasan por ahí las principales preocupaciones sociales, económicas o políticas, pero si las cosas cotidianas, simples, con un tono pasatista, irónico, cómico, de descreimiento, de desconcierto, de lo que hago o no hago.
Desde comentarios que le asignan a la fecha que el tránsito está colapsado, más allá de que sea una característica de todos los días, o que no hay lugar para estacionar, y eso pasa siempre, o comentarios de que no hay que darle importancia a la fecha porque es una pavada con “mi vida no está sujeta a supersticiones”, o deseos de felicidad por ser martes 13, o como dicen de las brujas que ‘no creo pero que las hay , las hay’ y entonces aparece que ‘no soy supersticioso, pero por las dudas no viajo hoy’.
Así también están los que ante cualquier adversidad al despertar, vestirse, desayunar, salir a la calle, o en el trabajo, es por culpa de ser martes 13, aunque también está quien escribió “es martes 13 pero yo no tengo mala suerte, la mala suerte me tiene a mi” o “mi vida es un constante martes 13”.

Martes.
¿Y por qué 13 y por qué martes? Hay muchas conjeturas, pero en principio la carga negativa que tiene la fecha no tienen fundamentos científicos, si no que está mas vinculada con mitos y supersticiones que vienen desde el siglo XIV y que cambian según algunas tradiciones tanto de las culturas latinas como sajonas, ya que en algunos países europeos, herederos de la civilizaciones de la antigüedad, y en la mayoría de Latinoamérica, esa carga recae en los martes 13 y en Estados Unidos los viernes 13.
En tanto, los mitos, que forman parte de las creencias de una cultura “son los relatos imaginarios de los pueblos que explican el pasado, cómo se creó el mundo y las cosas que los rodean y sostienen su cosmovisión”, precisó a Télam la antropóloga, docente e investigadora del Conicet, Inés Gordillo.
En este sentido, señaló que los mitos son “considerados como reales y se renuevan a través de los ritos, que son una práctica concreta que evoca o se relaciona de alguna manera con esos mitos”.
En este marco, se inscribe el martes 13 como mito, y su origen tiene que ver con la cultura que le imprimió el sentido, al mismo tiempo que su expansión hacia otros pueblos tiene que ver muchas veces con la transculturación, con las creencias que se imponen por la fuerza de la cultura dominante y se naturalizan como propias o sufren una suerte de apropiación y resignificación.

Origen.
El origen del número 13 como número de la mala suerte tiene varias explicaciones; la más conocida es la referencia bíblica donde se cuenta que Judas, el apóstol que traicionó a Jesús, fue el invitado 13 de la Última Cena.
Otros relatos, que remiten a la antigua Roma, sostienen que las brujas se reunían en grupos de 12. El 13 se creía que era el diablo.
A su vez, el historiador nórdico Donald Dossey refiere en la National Geographic, que el origen de este mito data de “cuando 12 dioses estaban cenando en el Valhalla (el cielo de la mitología nórdica), y durante la cena el dios 13 no invitado, Loki dios de las travesuras, convence a Hoder, el dios ciego de la oscuridad, para que dispare a Balder el Hermoso, dios de la alegría, con una flecha con la punta de muérdago. Balder murió y la Tierra fue invadida por la oscuridad. Fue un día de mala suerte”.

Abel.
A su vez, la precisión del martes para signar el día de la mala suerte, y no cualquier otro día o el viernes, como en otros pueblos, se relaciona según distintas creencias, con la caída de la ciudad de Constantinopla en mano de los turcos, que fue un martes de 1453, fecha dramática para los cristianos que quedó asociado al dios de la guerra, que es Marte.
Otra leyenda dice además que un martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.
Para los sajones el número asociado con la mala suerte es también el 13 pero no martes, sino viernes porque ese día “es reconocido por los cristianos como el día que Jesús fue crucificado. Además, algunos estudiosos de la Biblia creen que Eva tentó a Adán con la fruta prohibida un viernes. Tal vez lo más significativo es la creencia de que Abel fue asesinado por su hermano Caín en viernes 13”, destaca la publicación norteamericana.