El Nobel de la Paz fue para la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares

La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), un grupo formado en su mayoría por jóvenes activistas de más de un centenar de países de los cinco continentes, fue galardonado este viernes con el premio Nobel de la Paz por alertar sobre las “consecuencias catastróficas” del uso de esos arsenales y abogar por un acuerdo para prohibirlos.
La entrega del premio a la ICAN llega en momentos de altas tensiones tanto por el agresivo desarrollo y ensayo de armas nucleares por parte de Corea del Norte como por las alarmantes y persistentes críticas del presidente estadounidense, Donald Trump, al acuerdo para limitar el programa nuclear de Irán.
En declaraciones a la prensa en la pequeña oficina del grupo en Ginebra, su directora ejecutiva dijo que el premio respalda su lucha por “un mundo sin armas nucleares”, y envía una señal muy clara a los Estados que aun las tienen y amenazan con usarlas.
“Es inaceptable que aún haya países que tengan y que amenacen con usar las armas nucleares. El premio, además de un gran honor, es un mensaje muy fuerte a los Estados de que deben sumarse y abandonar las armas nucleares”, afirmó Beatriz Fihn. Y amplió: “Estamos en un momento crucial, el riesgo de guerra nuclear está otra vez en la agenda, con la posibilidad de asesinar a civiles, con amenazas por parte de Estados Unidos y de Corea del Norte. Esto debe acabar, y el premio respalda esa posición”, agregó Fihn.
Al justificar su decisión, el Comité Nobel Noruego dijo que ICAN, una coalición de 468 ONGs presentes en 101 países, fue el “actor civil líder” para que en julio se firmara el primer tratado global de prohibición de armas nucleares que necesita de la ratificación de 50 naciones para entrar en vigor.
FOTO: La Nación.