El objetivo de Lali

El interés de la joven estrella, Lali Espósito, por el cine no se limita sólo a la actuación, un ámbito donde está creciendo gracias a su ímpetu y talento y donde espera seguir recibiendo propuestas con guiones que la hagan avanzar como artista, sino porque además -según reveló con una sonrisa esperanzada- algún día le gustaría convertirse en cineasta y filmar sus propias películas.
En una entrevista con Télam, Lali afirmó que le dan ganas de “dirigir y aprender el oficio del cine, aunque ese momento llegue cuando tenga 80 años. Soy muy autodidacta y tengo muchas ganas de aprender. Me encantaría dirigir películas, aunque ya dirijo mis propios videoclips. Esa es la parte que más me gusta de mi trabajo: la creativa y la de escribir”.
Carismática, profesional y entregada por completo a su trabajo, la joven actriz comparte cartel en esta nueva película con el actor y cineasta Martín Piroyansky (autor de filmes como “Voley” y “Abril en Nueva York”), donde encarna a Camila, una abogada que acaba de mudarse con su novio y una noche, entre bromas, le promete que si él alguna vez se llegara a encontrar con la modelo superficial y sexy con la que tiene fantasías, ese sería su “permitido”.
La broma le saldrá demasiado cara, ya que la fantasía imposible de Mateo se convierte en realidad una mañana, cuando por casualidad queda envuelto en el robo de una cartera, detiene por accidente al ladrón y le cae simpático a la víctima, la sensual actriz y modelo Zoe (Liz Solari) con la que soñó toda su vida sabiendo que sería imposible conocerla, relacionarse y, mucho menos, poder tener sexo con ella.

“Contradictorios”.
A partir de ese encuentro fortuito, que les cambiará la vida, Camila y Mateo se separan y quedan envueltos en un gigantesco malentendido que se irá haciendo cada vez más grande y confuso para todos, a causa de la debilidad de Mateo, quien obnubilado por la belleza y la fama de Zoe hace todo lo posible para seguir con ella.
“Creo que Camila representa a una piba cualquiera. Es una buena novia, se mata trabajando y está contenida en del deber ser, hasta que la vida le mueve el piso. Está bueno ver cómo se vuelve otra persona porque la infidelidad de su novio la saca de su vida cotidiana, lo cual la vuelve mucho más humana”, opinó la actriz, cuyo personaje se venga conociendo a su propio “permitido”, otro actor famoso interpretado por el chileno Benjamín Vicuña.
Según Lali, “los seres humanos somos contradictorios y debemos ser libres de expresarnos tal cual somos. Eso es lo que la vuelve honesta a Camila, porque dice lo que piensa, tiene oratoria y fuerza al decir, sin llegar a volverse feminista. No se vuelve obvia desde ese lugar. No quiere inculcar un mensaje. Y eso la vuelve más verdadera, porque evidentemente no puede caretearlo, se convierte en la persona que realmente es”.
En relación al ambiente de la televisión, el cine y los medios, que en la película se muestran como un universo frívolo y superficial, donde las relaciones humanas se miden por el intercambio de favores y beneficios que puedan ofrecer, Lali sostuvo que “es muy fácil hablar del mundo del espectáculo cuando se trata el tema de la frivolidad”.