El “Orejón” Bustos: otra vez condenado

El juez de audiencia, Carlos Alberto Mattei, condenó a Carlos Julián “El orejón” Bustos a dos años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo, y lo declaró reincidente, por ser autor del delito de robo de vehículo dejado en la vía pública en grado de tentativa. Además, le mantuvo la prisión preventiva hasta tanto quede firme la sentencia.
El juicio oral y público contra Bustos, un pintor de 25 años con antecedentes penales, se desarrolló la semana pasada. Con las declaraciones testimoniales y las pruebas incorporadas al legajo, Mattei dio por cierto que el 15 de octubre pasado, a las 21.20, encontrándose una moto Honda Titán estacionada en la vereda de un local comercial ubicado en Ameghino al 1300, y con la llave de arranque colocada, “Bustos se subió, le dio arranque y cuando pretendió alejarse del lugar, le arrojó golpes de puño al propietario del rodado que pretendía detenerlo”. En esas circunstancias, fue derribado y siguió forcejeando con el damnificado, quien logró retenerlo hasta que llegó la Policía. Debido a que el imputado fue aprehendido in fraganti, fue que la causa se tramitó por el procedimiento de juicio directo.
Durante los alegatos, el fiscal Facundo Bon Dergham había dado la misma versión que luego convalidó Mattei y pidió una condena de cinco años de prisión por el delito de robo calificado de vehículo dejado en la vía pública, en grado de tentativa, y subsidiariamente tres años de cumplimiento efectivo por hurto calificado de vehículo dejado en la vía pública en grado de tentativa. También requirió que Bustos continuara con la prisión preventiva.
Fundamentó el pedido de la pena máxima porque tuvo en cuenta como elementos negativos para Bustos que la moto era una herramienta de trabajo ya que el damnificado trabajaba como cadete en una rotisería, que generó un peligro para su pareja y su hijo y que el hecho se cometió un sábado a la noche en un sitio céntrico.

Compartir