El padre del tirador de Orlando dijo que no fue un ataque religioso

Mir Seddique, el padre de Omar Mateen, el joven que los medios identificaron como el autor de la matanza de al menos 50 personas en un boliche gay descartó este domingo que su hijo haya actuado por motivos religiosos, como sugirió la policía.

“Esto no tiene nada que ver con la religión”, sentenció el padre en declaraciones a la cadena local NBC News, en las que además recordó que hace dos meses, cuando estuvieron juntos en Miami, Mateen se enojó al ver a dos hombres besándose, según reprodujo la agencia de noticias EFE.

“Pedimos disculpas por el incidente. No éramos conscientes de que estuviese preparando ningún tipo de acción. Estamos en estado de shock al igual que todo el país”, aseguró Seddique.

Mientras el agente especial del FBI Ron Hopper aseguró en una conferencia de prensa que no pueden clasificar todavía lo que sucedió como un “crimen de odio o terrorista”, el sheriff del condado Orange, donde se encuentra Orlando, informó a los medios que se trató de “un incidente de terrorismo doméstico”.

El tiroteo comenzó alrededor de las dos de la mañana (3 de la madrugada hora argentina) afuera del boliche Pulse, en el corazón nocturno del centro de Orlando.

El atacante se enfrentó en la calle con varios oficiales de la Policía y luego se metió dentro del boliche, donde en ese momento había al menos 320 personas, según las autoridades.

“Portaba dos armas de fuego y una suerte de artefacto”, precisó el jefe de la Policía local John Mina, quien además contó que a las 5 de la madrugada la policía consiguió liberar a los rehenes que se refugiaron en el baño, mató al atacante y realizó una explosión controlada sobre el “artefacto”.

Aún no queda claro si el artefacto en cuestión era una bomba.

Compartir