El pampeano Vergez volvió a reivindicar el terrorismo de Estado

El imputado en la megacausa La Perla Héctor Vergez afirmó hoy que durante la dictadura se peleó “legalmente una guerra” y sostuvo que los procesados por delitos de lesa humanidad “no somos terroristas de Estado, terroristas eran las bandas que asolaron el país durante la década del 70”.
Vergez hizo uso hoy del derecho a la última palabra en el juicio que se lleva a cabo en los tribunales federales de Córdoba en el marco de la megacausa La Perla por crímenes de lesa humanidad.
“No somos los terroristas de Estado, los terroristas de Estado eran las bandas que asolaron el país durante la década del 70 y primeros años del 80”.
“Peleamos legalmente una guerra. No somos genocidas. Yo maté en combate defendiendo a mis subalternos”, afirmó Vergez, quien se encuentra acusado de cometer 448 delitos, entre ellos 108 homicidios calificados y 6 imposiciones de tormentos seguidas de muerte.
En otro momento dirigiéndose al tribunal, señaló: “no pido que no me condenen. Yo ya fui absuelto por mis jueces naturales”, en referencia a lo decidido por un tibunal militar.
Otro de los que usó de la palabra fue Ernesto Barreiro, acusado de cometer 518 delitos, entre ellos 65 homicidios calificados y 13 casos de aplicación de tormentos seguidos de muerte y señalado como uno de los jefe de interrogadores en La Perla.
Barreiro, fue también uno de los cabecillas del alzamiento militar durante la Semana Santa de 1987, contra el gobierno constitucional del entonces presidente Raúl Alfonsín.
Al iniciar su exposición destacó que la formación militar “tiene un rasgo de estoicismo, por eso voy a empezar con una cita del maestro Séneca: no voy a hablar de mí, sino de la virtud; no me apartará este veneno, ni ponzoña, de la virtud”.
Durante su discurso, Barreiro se refirió en varias oportunidades tanto a testigos, como a abogados querellantes y a los fiscales, por lo que en reiteradas oportunidades fue reprendido por el presidente del Tribunal Oral Federal número 1 (TOF1), Jaime Díaz Gavier, quien le exigió que “termine con las alusiones personales”.
En otro momento de su exposición, Barreiro recordó que leyó en un libro que en el proceso de Nüremberg, “los fiscales y los jueces deberían rendir cuentas por cómo llevaron los juicios”, y añadió, casi a modo de advertencia que “el último de los juicios fue a los jueces”.
También acusó al fallecido ex gobernador constitucional de Córdoba, Ricardo Obregón Cano, derrocado por un golpe de estado encabezado por el entonces jefe de la policía provincial, Antonio Domingo Navarro, de haber permitido la instalación de la organización Montoneros en la provincia.
En otro momento se refirió a los actos centrales del 9 de Julio último donde dijo “he tenido la emoción de ver desfilar a nuestras fuerzas armadas ante el clamor de miles de personas, a los de Malvinas y a los de la Tablada. Camaradas del monte y de la ciudad. Muchos de ellos condenados por estos inicuos juicios”.
“Estoy seguro -dijo finalmente-, que tarde o temprano, también nos verán a nosotros desfilar por nuestra querida Patria, y así las sombras tenebrosas del efímero relato serán borradas para siempre”, en alusión al anterior gobierno nacional.
Durante la audiencia de hoy, también usaron de la última palabra los imputados Francisco Melfi, Carlos Villanueva, Héctor Romero, Carlos Alberto Díaz, Eusebio Vega, José Herrera y Luis Gustavo Diedrichs.
Posteriormente el tribunal dispuso un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles 24, cuando podrán hacer uso del derecho a la última palabra los acusados, Jorge Exequiel Acosta y Arnoldo José López, tras lo cual el TOF1 pasará a deliberar y el jueves 25 dará a conocer la sentencia. (Télam)