El papa en Auschwitz: “Señor, ten piedad por tanta crueldad”

El papa Francisco visitó hoy durante casi una hora el campo de exterminio nazi de Auschwitz y, tras saludar a once sobrevivientes del lugar, pidió “perdón por tanta crueldad”. Francisco escribió, en el libro de visitas del campo de exterminio por el que pasaron más de un millón y medio de personas entre 1940 y 1945: “Señor, ten piedad de tu pueblo. Señor, perdón por tanta crueldad”.
Antes de firmar el libro, el papa saludó a once sobrevivientes del holocausto y se sentó solo, en silencio y con los ojos cerrados durante más de diez minutos en uno de los bancos del campo de exterminio ubicado a 66 kilómetros de Cracovia, donde llegó el miércoles para una visita de cinco días a Polonia durante la que participa de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud.

Maximiliano Kobe.
Luego, el Papa rezó cinco minutos en soledad en la celda del santo polaco Maximiliano Kobe, asesinado en 1941 a los 47 años al ofrecerse a ser ejecutado en lugar de otro prisionero que tenía esposa e hijas.
Antes de entrar al “Bloque 11” del campo de exterminio, donde se recluían a los prisioneros para castigos y donde también se hicieron las primeras pruebas con el gas Zyklon B, Francisco saludó y besó, uno por uno, a Helena Dunicz Niwinska, (Viena, 1915), prisionera número 64.118 en el campo; Alojzy Fros, (1916, Rybnik), prisionero número 136.223; Janina Iwanska (1916, Varsovia), prisionera 85.595 y Wacław Dlugoborski (Varsovia, 1926), prisionero 138871.
Esta fue la tercera visita de un Papa a Auschwitz, tras la de Juan Pablo II el 7 de junio de 1979 y la de Benedicto XVI el 28 de mayo de 2006.