El piloto del avión no señaló “ningún problema” a los controladores aéreos

El piloto del avión de Egyptair, que cayó hoy al Mediterráneo con 66 personas a bordo, no señaló “ningún problema” en su última conversación con los controladores aéreos griegos, indicó la Aviación Civil (YPA) helena. “Los controladores aéreos se comunicaron con el piloto cuando el avión se encontraba por encima de la isla de Ceos, a 37.000 pies (unos 11.000 metros). No señaló ningún problema”, afirmó en la televisión griega Antenna el jefe de la YPA, Constantin Litzerakos.
“El piloto estaba de buen humor y dio las gracias en griego”, precisó un comunicado de la YPA.
El avión desaparecido hoy en cielo egipcio es un A320, modelo insignia del fabricante europeo Airbus, que registró una docena de siniestros desde su primer vuelo en 1988, incluyendo un atentado con bomba en octubre pasado en Egipto.
Actualmente, hay 6.713 aviones operativos de esta misma familia (A318, A319, A320 y A321), 3.959 de los cuales corresponden específicamente al tipo A320, según datos del constructor.
Un A321 de la compañía rusa de vuelos chárter Metrojet que iba de Sharm el Sheij a San Petersburgo se estrelló el 31 de octubre de 2015 en el Sinaí egipcio con 224 personas a bordo, tras el estallido de una bomba en pleno vuelo. El atentado fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).
Airbus lanzó el modelo A320 en 1988, para competir con el Boeing 737 en vuelos de corta y media distancia. Su tecnología se ha ido perfeccionando y tiene una versión con un nuevo motor qu ahorra combustible, llamada A320neo.
Cuando fue lanzada, la tecnología de la nave era considerada revolucionaria, ya que sus comandos eléctricos son gestionados por un ordenador, lo cual permitió reducir de tres a dos el número de pilotos. Su concepción había generado polémicas.

Accidentes.
En sus primeros cinco años en funcionamiento registró cinco accidentes mortales, el primero 1988, que dejó tres muertos cuando el aparato que volaba a muy baja altitud en un vuelo de demostración se estrelló en el aeropuerto de Mulhouse Habsheim, en el este de Francia.
El segundo fue provocado por un aterrizaje fallido en el aeropuerto indio de Bangalore, con saldo de 92 muertos.
El tercer accidente, que dejó 87 muertos, ocurrió en enero de 1992, también debido a una aproximación errónea de la pista de aterrizaje en el aeropuerto francés de Saint-Odile, cerca de Estrasburgo (este).
El siguiente data de septiembre de 1993, cuando un avión de la aerolínea alemana Lufthansa se incendió aterrizando en Varsovia, provocando dos muertos y 54 heridos.
En agosto de 2000 en Baréin, un A320 de Gulf Air se estrelló en el aterrizaje, provocando 143 muertos.
En mayo de 2006, 113 personas murieron cuando un A320 de la compañía Armavia cayó durante una maniobra de aproximación con escasa visibilidad al aeropuerto ruso de Sochi.
En julio de 2007, un Airbus de la compañía brasileña TAM se estrelló en un aterrizaje fallido contra un edificio del aeropuerto de Sao Paulo, provocando la muerte de 187 viajeros y de 12 personas que se hallaban en la terminal.
En noviembre de 2008, los siete tripulantes de un A320 de Air New Zealand murieron cuando el avión cayó en el Mediterráneo cerca de la costa francesa durante un vuelo de verificación. La investigación apuntó que el accidente se debió a un error humano y a problemas de mantenimiento.
En julio de 2010, un A321 de la empresa paquistaní Air Blue se estrelló contra unas colinas cercanas a Islamabad debido a la mala visibilidad, causando la muerte de las 152 personas que iban se hallaban a bordo.
El 28 de diciembre de 2014, un vuelo de AirAsia se estrelló en el mar de Java, provocando la muerte de 162 personas. La tragedia fue provocada por una pieza defectuosa, un problema de mantenimiento y una reacción inadecuada de los tripulantes, según la investigación. (AFP)