El presidente de Uzbekistán murió a los 78 años

El presidente de Uzbekistán, Islam Karímov, falleció a los 78 años, según anunció hoy oficialmente el gobierno de esa república centroasiática al confirmar la información que hace días vienen publicando medios opositores.
Más temprano, el gobierno había dicho que el mandatario que llevaba tres décadas en el poder estaba en estado “crítico” al sufrir un “grave deterioro” en su salud. Más precisamente Karímov estaba hospitalizado desde el sábado pasado tras padecer un accidente cerebrovascular. Con anterioridad, las autoridades uzbecas se habían limitado a informar de que el presidente se hallaba hospitalizado y de que necesitaba de un largo tratamiento médico.

Confirmación.
Algunos medios informativos, como la agencia digital Fergana.news, ya habían publicado que el líder uzbeco esta muerto y que sus funerales se celebrarán el sábado en Samarkanda, su ciudad natal.
Karímov llevaba más de un cuarto de siglo en el poder en Uzbekistán, país que, como cada año, celebró el 1 de septiembre el Día de la Independencia.
En marzo de 2015, el mandatario uzbeko ganó sus cuartas elecciones presidenciales con más del 90 por ciento de los votos, en un proceso electoral criticado por la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).
Karímov se convirtió en 1989 en líder de Uzbekistán, entonces una de las quince repúblicas soviéticas, y tras la independencia siguió en el cargo.

Compartir