El presidente turco más cerca de un poder ampliamente reforzado

El Parlamento de Turquía dio luz verde este sábado al proyecto de reforma constitucional que otorgará más poderes al presidente Recep Tayyip Erdogan, abriendo la vía a un referéndum sobre esta controvertida propuesta.
Erdogan considera que esta reforma, que podría servirle para permanecer en el poder hasta, al menos, 2029, es necesaria para garantizar la estabilidad de Turquía, confrontada a una oleada de atentados y dificultades económicas.
Pero el texto provoca preocupación a la oposición y oenegés, que acusan al jefe del Estado turco de adoptar una deriva autoritaria, principalmente desde la intentona golpista del pasado 15 de julio, a la que siguió una serie de vastas purgas.
La reforma constitucional, compuesta de 18 artículos, daría poder al presidente para nombrar y revocar ministros, promulgar decretos y decretar el estado de emergencia.
El texto obtuvo 339 votos, nueve más que la mayoría de tres quintos necesaria para que la reforma saliera adelante y sea sometida a un referéndum.
“Nuestra nación pronunciará la última palabra sobre el tema. Ella tiene la decisión final”, dijo el primer ministro, Binali Yildirim, tras la votación. “Que nadie albergue ninguna duda, nuestra nación tomará (…) la más justa de las decisiones”, agregó.
La aprobación, que se selló a las 4 de la madrugada del sábado, estuvo asentada en una alianza entre la formación de Erdogan, el islamista-conservador Partido de la Justicia y Desarrollo (AKP), y el derechista Partido de Acción Nacionalista (MHP).