El puerta a puerta volvió en un “momento crítico”: impulsaría los despidos en pymes 

El servicio de “puerta a puerta” por compras en el exterior volvió a ser habilitado en un momento crítico para el consumo interno, que podría verse agravado por la mayor demanda externa en detrimento de las adquisiciones de origen nacional, lo cual no colaborará en reducir la inflación pero sí podría impulsar los despidos en las pymes.
Así lo advirtieron los economistas Eduardo Luis Fracchia y Carlos Marcelo Belloni, del IAE Business School, la Escuela de Negocios de la Universidad Austral, tras el anuncio oficial sobre el nuevo sistema para comprar en sitios del exterior.
El incremento en el tope del monto y en la cantidad de compras anuales podrían impulsar las importaciones en detrimento del comercio local.
El diferencial de precios es una variable clave dado que según CAME, los valores promedio de una amplia gama de productos pasibles de importación serían 67 por ciento menores a los locales.
Además el impacto posiblemente sea mayor al esperado ya que el comercio electrónico es una actividad que creció 60% promedio en los últimos tres años y se espera que continúe con esa tendencia en 2016 (CACE).
La pérdida de competitividad de la economía es otro factor relevante, advirtieron Fracchia y Belloni y señalaron que entre enero de 2014 (cuando se impusieron las restricciones) y junio de 2015, la apreciación del tipo de cambio real fue de 12 por ciento respecto del dólar y de 23 por ciento respecto del multilateral. (NA)