El regreso de los vinilos

FERIA REUNE A LOS MELOMANOS AMANTES DE LOS DISCOS Y LAS BANDEJAS

Feria del vinilo en el Social Bar Club.

Por cuarta vez, feriantes de la ciudad y de Buenos Aires, se reunieron para vender e intercambiar discos. LA ARENA revisó las bateas y encontró los álbumes más codiciados.
La música y la nostalgia por el sonido volvieron a reunirse ayer en la primera Feria del Vinilo de este 2017, un evento que junta a vendedores y coleccionistas de discos y que atrae a pampeanos de distintos puntos de la provincia. La feria, que lleva ya cuatro ediciones, volvió a realizarse en el Social Bar Club y en esta oportunidad reunió a cinco feriantes:
Antonio y Alejandro llegaron desde de Bahía Blanca, Rodolfo, de Sierra de la Ventana, y los locales Miguel y Dj Apo, además de Miguel Benítez, el organizador y alma mater del encuentro.
“Esta es la primera feria del 2017 pero ya estamos organizando una para fin de año. Después de cuatro ediciones, el balance que hacemos es más que positivo. Se está ampliando la cantidad de gente que viene a ver qué es lo que hay. Hoy vinieron de Victorica y General Pico. A medida que se corre la voz empiezan a venir coleccionistas de localidades cercanas”, dijo Benítez a LA ARENA .
Las ferias de vinilos son, desde hace años, un fenómeno que crece en las grandes ciudades del mundo impulsada por una devoción melancólica. No son pocos los que reniegan de los nuevos formatos y que creen que el sonido del pasado fue mejor, los que sostienen a capa y espada que, en tiempos de formatos digitales inmateriales y del Spotify, los discos siguen siendo el mejor soporte para una obra musical.
“De a poco el consumo de vinilos se va ampliando, en la medida en que se van consiguiendo bandejas. Están saliendo nuevas bandejas, pero no es lo mismo que las que se hacían en los ochenta”, sentencia Benítez.

Pink Floyd, el más caro.
Hay discos para todos los gustos y para todos los bolsillos. En una rápida recorrida pos las bateas, LA ARENA comprobó hay discos de 30 pesos (o promociones de 4 por $100) y algunos que superan los $3.000.
El álbum más caro de toda la Feria del Vinilo que se realizó ayer lo tenía Miguel, un italiano que desde hace 12 años está radicado en Santa Rosa. Se trata de una edición limitada de 4 vinilos del mítico grupo Pink Floyd, que incluye demos y outtakes (toma descartada), del que solo se realizaron 50 copias.
El italiano también tiene por $1.800 la versión japonesa de “The Dark Side of The Moon” ( El lado oscuro de la luna), una rareza por estos lares que se cotiza, sobre todo, por el excelente estado de la caja cuyo dorso está escrito en japonés.
El disco de Luis Alberto Spinetta, “Pelusón of Milk” -el décimo álbum de estudio como solista, grabado en 1991- es el álbum argentino más caro en la feria a $1.800. “Seguir viviendo sin tu amor” es el primer corte de difusión.
Al disco del ‘Flaco’ le sigue uno mítico de los Redondos de Ricota. “Un Baión Para el Ojo Idiota” -tercer álbum de estudio del grupo, editado en 1988- sale $1.300 y el estado de la caja no es el mejor. Otras joyas bien cotizadas: el disco de cuarteto “Teléfono Azul” del Rey Pelusa, no baja de los $700.