El senador Marino homenajeó a Arturo Illia en el Congreso de la Nación

El senador pampeano Juan Carlos Marino homenajeó a Arturo Illia en el Salón de las Provincias del Senado de la Nación. Lo hizo hoy, al cumplirse 50 años de su derrocamiento como Presidente de la Nación, en el año 1966, por un golpe militar. En el acto estuvieron los hijos del presidente ya fallecido, Emma y Leandro, dirigentes y funcionarios radicales de aquella gestión, como Juan Octavio Gauna, secretario del Ministerio del Interior, el escritor Marcos Aguinis y el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.
Marino, quien ocupa la vicepresidencia primera de la Cámara de Senadores, dijo: “Illia es recordado por su honestidad, condición obviamente muy loable, pero muchas veces esto hace que sus actos de gobierno pasen a un segundo plano. Es responsable directo de un fuerte impulso a lo nacional, el lugar destacado que dio a la educación pública y el que quizás haya sido el mayor logro en la historia del conflicto por las Islas Malvinas: la resolución 2065 de Naciones Unidas, recordada por el alegato Ruda, que reconoce la situación colonial e insta a las partes a resolver la cuestión de la soberanía. Illia fue un muy buen Presidente, pero ante todo era un gran argentino.”
Añadió que Don Arturo representaba los valores que hacían al radicalismo, fuerza política que en el presente año cumple 125 años desde su fundación. “Hoy nos toca acompañar, colaborar con esta difícil transición, pero debemos ser verdaderos partícipes de las decisiones que impactan en los argentinos. El Presidente Macri debe ver en la UCR un espejo y qué mejor que recordar la figura de Illia para ello”, afirmó.
Illia fue elegido como primer mandatario en 1963 al vencer en las elecciones presidenciales a Oscar Alende (UCRI) y a Pedro Eugenio Aramburu (Udelpa), en unas elecciones signadas por la proscripción del peronismo. Su gobierno anuló los contratos petroleros con compañías extranjeras, impulsó la explotación del petróleo, fomentó la industria nacional y apoyó a la educación, dándole un presupuesto que alcanzó el 23% (de los mayores de la historia).
El 28 de junio de 1966, fue derrocado por militares al mando del general Julio Alsogaray. En su lugar asumió el general Juan Carlos Onganía.

Compartir