El Superior Tribunal de Justicia confirmó la condena contra Weber

La Sala B del Superior Tribunal de Justicia, conformada por los ministros Fabricio Losi y Elena Victoria Fresco, rechazó este miércoles el recurso de casación interpuesto por el defensor particular José Mario Aguerrido y confirmó en un todo, como ya lo había hecho el Tribunal de Impugnación Penal, el fallo condenatorio contra José Alejandro Weber, a 20 años de prisión, por resultar autor material y penalmente responsable de los delitos de amenaza con arma -cuchillo- (art.149 bis -primer párrafo, segundo apartado, primer supuesto- del Código Penal), en concurso real con el delito de homicidio calificado por haber mantenido con la víctima una relación de pareja, por alevosía, mediando violencia de género y mediante la utilización de un arma de fuego (art.80 incs.1º, 2º y 11º y art.41 bis primer párrafo) en grado de tentativa, concursando a su vez de manera material con el delito de portación ilegal de arma de fuego de uso civil (art.189 bis inc.2º tercer párrafo). La víctima fue su ex pareja María Baiotti.
Con esta resolución del STJ ya son dos instancias que ratificaron lo que había dispuesto el 30 de mayo del año pasado el Tribunal de Audiencia, integrado por los jueces Andrés Olié, Carlos Besi y Gastón Boulenaz, cuando dispuso condenar a Weber con la citada sanción y por esos delitos.
La defensa de Weber cuestionó –entre otras cosas– la pena, a lo que el STJ le respondió que el TIP había realizado un análisis completo de ella, agregando que cuando el sentenciante evaluó la pauta valorativa ligada a la “naturaleza de la acción”, se consignaron circunstancias como que las hijas menores del imputado se encontraban presentes, en lo que respecta al delito de amenazas, y con respecto al restante hecho delictivo “…una actitud por demás agresiva y absolutamente desproporcionada y sin existir motivo desencadenante. Toda esa acción desplegada en la vía pública, en pleno centro de la ciudad, en horario comercial, con varios transeúntes en la zona, no hace más que demostrar su absoluto desprecio por la vida de las personas”.