El tanque del Molino está en riesgo de derrumbe

MOLINO WERNER: PROBLEMAS LUEGO DE LAS ULTIMAS LLUVIAS EN LA CIUDAD

En diciembre pasado el municipio pidió formalmente que se tire abajo la torre, una decisión que está avalada por dos informes técnicos que indican que la estructura está a punto de caer en dirección noreste.
El tanque de agua del viejo edificio del ex Molino Werner corre serio riesgo de caerse debido a los daños que las últimas lluvias le provocaron en su ya deteriorada estructura. La información fue suministrada ayer a los medios a través del secretario de Gobierno de la municipalidad de Santa Rosa, Román Molín.
“El tanque del Molino Werner está en peligro de caerse productos de las lluvias. En sus bases hay una cisterna llena de agua y ello deteriora las columnas que lo sostienen”, afirmó Molín.
El 20 de diciembre del año pasado se conoció que la Municipalidad quiere demoler la torre que sostiene el tanque elevado de agua. La decisión debía ser analizada por la Comisión de Patrimonio Histórico de la Provincia de La Pampa, cuyos dictámenes son vinculantes para la Secretaría de Cultura provincial, la autoridad de aplicación en materia de patrimonio histórico.
El edificio que durante años albergó el molino forma parte de ese patrimonio y, por ese motivo, ni el municipio, ni la Caja Previsional Profesional, propietaria del predio, pueden tomar una decisión inconsulta, pues estarían violando la Ley Provincial 2083, de Conservación del Patrimonio Cultural pampeano.
En la comuna aducen que la estructura del tanque no forma parte del edificio original del Molino Werner, sino que fue construida con posterioridad. La decisión de demolerlo está avalada por dos informes técnicos que indican que la estructura está a punto de derrumbarse en dirección noreste, es decir, sobre el resto del antiguo inmueble.

Importante daño.
La municipalidad se metió de lleno en el tema a partir del expediente iniciado en 2014 para atender un pedido de la Caja Previsional Profesional, dueña del predio, para que se abrieran dos calles, permitiendo la circulación vehicular por la calle Centeno, uniendo el centro con el barrio El Molino y la calle Alsina con la misma zona.
El ingeniero Maximiliano Giovanini, autor de uno de los informes, aseguró que la estructura tiene “un importante daño en el hormigón de cerramiento, con fuerte deterioro de las armaduras de refuerzo, las cuales se encuentran inutilizadas para su recuperación”. Además, hizo notar que existía un “avance importante en la corrosión de las armaduras de la estructura primaria del tanque y un deterioro por carbonatación de la estructura granular del concreto de refuerzo”.
El ingeniero concluyó con una sugerencia: “Se recomienda que, sea cual fuere la decisión al respecto (demoler y/o recuperar), la misma sea analizada con la mayor celeridad posible, ya que la estructura actualmente se encuentra en equilibrio precario, contando con una fuerte tendencia a derrumbarse en dirección Noreste, lo cual destruiría gran parte del edifico del Molino”.