“La ley de dislexia es un triunfo de muchos años”

La aprobación unánime de la Ley de Dislexia, en la Cámara de Diputados de la Nación, causó la alegría mancomunada de padres, madres y chicos que sufren este tipo de dificultad del aprendizaje y que a partir de ahora podrán contar con la cobertura obligatoria en el Programa Médico Obligatorio de obras sociales y prepagas. La norma prevé que el Consejo Federal de Educación y el Consejo Federal de Salud asuman la responsabilidad de monitorear el cumplimiento de la ley.
Mariana Gallegos, presidenta de la Asociación Dislexia Neuquén, tiene una hija con dislexia, y estuvo presente en la Cámara baja durante la aprobación de la ley. “Fue un triunfo tras muchos años debido a que las obras sociales no reconocían el tratamiento de las personas con dislexia descrita como una dificultad específica en el aprendizaje o la lectura”, describió la mujer. Y amplió: “Cuando nacés con dislexia necesitás el acompañamiento de un psicopedagogo pero la obra social no lo cubría y los papás teníamos que pagar, en forma privada, el tratamiento”.

Media sanción.
La Ley de Dislexia fue aprobada por unanimidad en la Cámara de Senadores y, tras ser girada al Parlamento, los diputados le dieron la media sanción necesaria para convertirla en norma. “Fue muy importante que todos estemos de acuerdo tanto en lo educativo como en lo social: mundialmente del 10 al 15% de la población sufre dislexia, es decir uno de cada cuatro chicos tiene esta dificultad”, enumeró Gallegos entrevistada por periodistas de El Aire de la Mañana (Radio Noticias 99.5).
Describió que cuando un chico no se puede atar los cordones, o no le gusta andar en bicicleta, puede ser una señal. No obstante, el síntoma más relevante aparece en el ingreso al sistema educativo. “Cuando un chico pasó 1º grado, no pudo aprender a leer, mitad de 2º y todavía no accedió a la lectura, pueden ser síntomas para ser atendido por esta dificultad”, completó Gallegos.
(Foto: Facebook Mariana Gallegos)

Compartir