Elevarán un proyecto para alentar la participación privada en la construcción de viviendas sociales

“El mercado solo no resuelve los problemas de la vivienda y la situación fiscal hace que sea imposible pensar sólo en utilizar fondos públicos para tales fines”, dijo hoy Ricardo Delgado, subsecretario de Coordinación de Obras Públicas Federales. El funcionario destacó que “el valor del metro cuadrado se aceleró en los últimos años bien por encima de los ingresos de sectores medios de la población, que tampoco ingresan en los planes de vivienda social. Las soluciones de mercado van básicamente a los segmentos de mayores ingresos, por encima de los 5 o 6 salarios mínimos vitales y móviles”.
Durante el encuentro, la jefa de asesores de la Secretaría de la Vivienda, Soledad Román, recordó que el déficit habitacional “alcanza a cerca de 3,8 millones de hogares, de los cuales más de 2,2 millones es cuantitativo, mientras el resto consiste en mejoras que se necesitan en viviendas precarias. El 60% de ese déficit afecta a sectores vulnerables, con ingresos por debajo de la línea media, y los casos más relevantes se concentran en Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, mientras cada año se añade la necesidad de 160 mil nuevas viviendas”.

Casa propia.
Delgado resaltó, a su vez, la necesidad de ampliar las posibilidades de acceso de aquellos que aún siendo pobres no están en condiciones de acceder a la casa propia, y recordó que un tercio de trabajadores informales no son sujetos de crédito hipotecario. “Para eso tenemos que hacer jugar a todos los actores, como las provincias y municipios, donde existen locaciones disponibles”, dijo el funcionario del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda.
“En el caso de la vivienda social, y en parte de la destinada a sectores medios típicos -precisó Delgado- estamos pensando en que el aporte (de provincias y municipios) sea de 30% del proyecto total, y cubierta mayoritariamente mediante la entrega de tierras que en muchos casos están ociosas”.
El subsecretario consideró que “usar la tierra como aval, como garantía de los proyectos, es una parte esencial de los mecanismos en los que estamos trabajando. En casos puntuales se puede pensar en una cesión de tributos, de tasas municipales, que permitan de alguna manera complementar ingresos para los proyectos donde el sector privado se esté involucrando”.
Delgado remarcó además la importancia de “sumar a los constructores y a la cadena de proveedores de insumos”, y reveló que se mantienen conversaciones con empresarios del sector “para generar un acceso a precios promocionales, o bien, financiación en condiciones preferenciales. Eso va a permitir dinamizar la demanda, que ingresen en soluciones como fideicomisos o fiduciarios, aportando lo que producen; eso los hace socios del Estado en este modelo que en las próximas semanas se va a contemplar en una nueva ley de Participación Público-Privada que va a formar parte de las soluciones”.

Locaciones.
Por otra parte, prosiguió que “un punto clave es la vinculación con sindicatos, que en muchos casos tienen tierras y locaciones aptas para desarrollar proyectos de viviendas”.
Delgado sostuvo que, en esos casos, “la formalidad de los beneficiarios de los créditos va a hacer que haya interés de parte de los inversores privados en participar en la construcción de viviendas para diferentes gremios, que no tienen que ser exclusivamente para los trabajadores afiliados”.
El subsecretario confió además en el desarrollo de instrumentos a través del mercado de capitales, “para canalizar ahorros ociosos de los argentinos”. Mencionó entre las opciones a estudiar, la de “un sistema de ahorro previo que demuestre voluntad y capacidad de pago para ese tercio de la población que hoy no puede acceder a un crédito hipotecario”. (Télam)

Compartir