Emmys 2016: Game of Thrones, la serie más ganadora de la historia

“Juego de Tronos”, que se convirtió ayer en la serie de ficción más premiada de la historia de los Emmys, cautiva al público desde hace seis temporadas con sus espectaculares intrigas, su erotismo y, sobre todo, su extrema violencia.
La saga ya tiene un total de 38 premios Emmy desde su lanzamiento por el canal de cable HBO. Pero ayer se consagró como la mejor serie dramática, al igual que el año pasado, y se llevó además los premios a mejor dirección, mejor guión y mejores efectos especiales. No obstante, los actores se quedaron con las manos vacías.

Muy violenta.
“Juego de Tronos es uno de los mayores logros de la televisión en todos los criterios posibles”, dijo Jonathan Kuntz, profesor de la escuela de teatro, cine y televisión de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).
La serie creada por David Benioff y D.B. Weiss, adaptada de las novelas de George R. R. Martin, “inventa un mundo, un poco al estilo de El señor de los anillos o Harry Potter, que está entre las ficciones más fabulosas de la era moderna”, añadió.
Su éxito fenomenal se debe a su narrativa llena de suspenso con personajes que son inesperadamente eliminados, caracteres complejos o sobrenaturales, mucho erotismo e interpretaciones magistrales salpicadas de efectos especiales. Pero lo que la define es su violencia desenfrenada: muertes sangrientas, intestinos, torturas, mutilaciones, decapitaciones, suicidios, envenenamientos y una brutalidad en las escenas de violación que resulta bastante chocante.

Realismo.
“El sexo y la violencia juegan un papel clave en la serie”, señala Jonathan Kuntz. Para él, el hecho de que el universo de “Juego de Tronos” sea ficticio y situado en un pasado feudal con costumbres primitivas permite a los guionistas tomarse libertades para escribir salvajismos sin límites.
“Pero estos tampoco son gratuitos. Contribuyen a la historia, a la elaboración de los personajes”, aseguró Kuntz.
El realismo de las escenas sangrientas debe mucho a los efectos especiales, pero los directores explicaron a Time que utilizan verdadera carne desmenuzada para evocar mejor en pantalla los cuerpos masacrados.