Emocionado, Santiago recibió su silla especial

Santiago finalmente recibió la silla de ruedas especial que tanto necesitaba y por eso, está contento, feliz, así se lo pudo ver mientras probaba ayer la máquina, acompañado por sus padres, quienes también se mostraron emocionados porque esa silla le permitirá al niño de 9 años tener mayor movilidad por sus propios medios.
“Me llamaron de la ortopedia ayer (por el martes) y nos dijeron que nos iban a entregar la silla ahora, que la íbamos a probar para ver si había que hacer adaptaciones. La verdad es que estábamos muy ansiosos, pero ya la tenemos y Santi está aprendiendo a manejarla, le va a ayudar mucho”, contó Antonella González, la madre del niño.
“Se dijeron muchas cosas sobre este tema, muchas mentiras, de que la silla estaba en la Aduana, la esperamos mucho, nos daban una fecha y no llegaba, pero ahora ya está”, agregó la mujer ante la consulta de LA ARENA. Santi padece la falta de sus miembros superiores y tiene las piernas solo con el fémur del que salen los pies.

Gimnasio.
Santiago, en tanto, recibió la silla de ruedas motorizada y jugó en el gimnasio del Centro de Rehabilitación del hospital Lucio Molas de esta capital donde, sonrisa mediante, aprendió a usar la máquina ante la mirada de sus padres, familiares y los médicos del lugar que lo acompañan, también sonrientes.
La familia de Santiago viene reclamando la silla de ruedas, que tiene un motor, desde el año pasado. El pedido a las autoridades provinciales y nacionales fue realizado también en una movilización en la plaza San Martín.
Sobre esas marchas, la madre del niño decidió aclarar algunas cuestiones. “Se decía que eso lo hacíamos en contra del gobierno, pero quiero decir que no estoy en contra de nadie, solo quiero que a mi hijo le den lo que le corresponde por ley y se respeten sus derechos”, explicó y añadió que “teóricamente la silla llega por un pedido al ministro de Salud”.
La madre de Santi, además, manifestó que “la silla está pedida desde el año pasado y ahora logramos que llegara a partir de las movilizaciones. Lo que reclamamos tiene que ver con un derecho que le asiste a Santi para que se pueda trasladar solo, ir a la escuela, tener su independencia”.

“Costó tranquilizarlo”.
Lo cierto es que al momento de recibir la silla de ruedas que tanto esperaba, Santi se emocionó hasta las lágrimas y según contó su madre, “costó mucho tranquilizarlo porque no quería sentarse, no quería nada. Pero una vez que entró en confianza comenzó a manejar la máquina re bien”. Además, añadió: “Santi nació con una malformación genética con el síndrome tetrafocomelia, la ausencia de los miembros superiores y amelia de las piernas”.
Por otro lado, Antonella señaló que “nosotros tenemos una casa con la adaptación universal en todas las cosas, pero las dificultades con Santiago están al momento del baño, porque si bien tiene 9 años y una discapacidad, él piensa y razona como un chico de su edad. Quiere su momento de privacidad para ir al baño, pero se complica, no tiene un adaptador de inodoro, no tiene el baño adecuado para su discapacidad, entonces pedimos eso”.
Siguiendo en ese sentido, la joven de 29 años indicó que el niño “tiene broncoespasmo crónico, estuvo internado en el Molas con oxígeno hace días porque no tengo cómo asistirlo en mi casa, tengo un nebulizador pero cuando hace las crisis necesitamos asistirlo con oxígeno. Yo vivo muy lejos, me muevo en moto y hasta que llega la ambulancia se nos complica un poco, entonces yo debería tener por ley en mi casa un tubo de oxígeno, una cama ortopédica para que pueda hacer sus terapias en casa y tener las cosas que él necesita. También en el tema de la escuela tiene su silla, hay que ver ahora la mesa, la compu y algunas otras cosas”.