En la ONU, Morales acusó a Chile de ejercer un “trato denigrante y discriminatorio” para con los bolivianos

El presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó hoy explícitamente al gobierno de Chile de violar los derechos humanos de los bolivianos con sus acciones u omisiones en el trato a los transportistas de su país, en una denuncia que Santiago rechazó por “falsa e infundada”.
Morales se dirigió al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, y en su alocución se refirió exclusivamente a la falta de acceso de su país al mar y a los impedimentos que Chile implementa para dificultar la llegada de bolivianos al Pacífico.
A una primera respuesta inmediata de la representante chilena ante el cuerpo, le siguió el canciller trasandino, Heraldo Muñoz, que advirtió que Morales “insultó al pueblo” de su país.
Tras relatar de forma pormenorizada y con ejemplos algunos impedimentos, el presidente boliviano acusó directamente a Chile de violar los derechos humanos de sus conciudadanos.
“Por todo lo expuesto está claro que el gobierno y las autoridades chilenas violan de manera sistemática los derechos humanos de bolivianas y bolivianos transportistas en territorio chileno”, sentenció.
Morales afirmó que los “bolivianos sufren un trato denigrante y discriminatorio” por parte de las autoridades chilenas, y acusó a éstas de “fomentar la discriminación racial”.
A pesar de esta situación “que desafía los principios más elementales de la Carta Fundamental de los Derechos Humanos y a las instituciones multilaterales responsables de garantizarlos”, Morales dijo que “confía” en seguir el camino del “diálogo” para poder resolver las controversias entre ambos países, refirió EFE.
La embajadora chilena ante el Consejo, Marta Mauras, presentó de inmediato una réplica en la que subrayó que “Chile está comprometido con la democracia, el estado de derecho y la promoción y protección de los derechos humanos de todos y todas, incluidos los cientos de miles de migrantes de nuestros países hermanos que pueden dar fe de la acogida que les hemos brindado”.
“Es muy desafortunado que Bolivia haya utilizado este espacio multilateral que debe velar por la promoción de los derechos humanos en el mundo para denostar a nuestro país con acusaciones falsas e infundadas de supuestas violaciones”, añadió.
La embajadora protestó porque el presidente boliviano usó el foro del Consejo para hablar de un tema bilateral que les concierne solo a ambos países.
Pero la más dura réplica provino del canciller Muñoz, para quien Morales “ha insultado al pueblo de Chile y su firme compromiso con los derechos humanos”.
“Rechazamos en los términos más firmes estas falsedades. La mejor demostración de la falsedad es el acto que hemos realizado en Sheridan Circle, en Washington, para conmemorar los cuarenta años del asesinato de Orlando Letelier y Ronnie Moffitt”, remarcó Muñoz.
Muñoz lamentó que Morales “ha instituido una política del odio hacia Chile y los chilenos” y advirtió que “los atropellos que denuncia sólo existen lamentablemente en su imaginación ideológica y trata de inventar probablemente un nuevo caso”.
Bolivia reclama una salida al mar desde hace decenios y hace tres años llevó el contencioso a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya en la que solicita que se obligue a Chile a negociar y concederle un acceso soberano al océano Pacífico, que perdió en una invasión y luego la guerra de 1879-1883.
En septiembre del año pasado, la CIJ se declaró competente para dirimir el fondo de la demanda planteada en 2013 por Bolivia contra Chile, con lo que rechazó el planteo en contrario de este último país. (Télam)

Compartir