En Pueyrredón y Luro, una pérdida cloacal complicó la mañana

Mientras un sector de los trabajadores de la Dirección de Agua y Saneamiento de Santa Rosa (Dagsa) se encuentra de paro, una pérdida cloacal complicó la mañana en una de las arterias más transitadas de esta capital. Es que durante el lunes se registró la emergencia de desechos en la intersección de Pueyrredón y Luro. Allí, los líquidos cloacales subían hacia la superficie en gran cantidad por sobre una boca de registro ubicado sobre la vereda, justo en la esquina.
El agua, que formó un charco de tamaño considerable y que además por pendiente natural corrió varias cuadras hacia el oeste, por calle Alvear, trajo malestar a los comerciantes de la cuadra por el olor nauseabundo que emanaban los fluidos.
En inmediaciones al lugar indicado se ubican casas de comida y restaurantes, además de otros comercios. La boca de registro comprometida, que por momentos parecía una fuente de aguas danzantes, impidió que dichos comercios pudieran trabajar con normalidad llevando el descontento a sus dueños y empleados que se manifestaron muy molestos.
Las quejas, similares a las que surgen continuamente, apuntaron a la “falta de infraestructura” que sufre la ciudad y a la “desidia de los gobernantes” que “no hacen nunca nada y no atienden los reclamos”, se quejó un comerciante.
El ambiente era irrespirable y con las temperaturas que comenzaron a elevarse para horas del mediodía, se transformó en un cóctel nauseabundo. Lo peor de todo es que los vehículos que transitaban por el lugar esparcieron los desechos con sus neumáticos y salpicaron por doquier.