Encontraron en Bariloche el cadáver de una joven desaparecida hace dos semanas

El cadáver de Micaela Bravo, una joven desaparecida hace dos semanas, fue encontrado hoy en un descampado de Bariloche y los investigadores intentaban determinar las circunstancias de la muerte, informaron fuentes policiales, judiciales y familiares de la víctima.
El hallazgo del cadáver de Micaela (28) se registró cerca del mediodía en el acceso sur a la ciudad, detrás del supermercado mayorista Diarco, a unos 3 kilómetros de casco urbano del citado distrito de Río Negro.
Efectivos de la Unidad Regional III de la Policía de Bariloche fueron alertados y concurrieron al lugar de inmediato, donde constataron que se trataba del cuerpo de una mujer en avanzado estado de descomposición.
El juez Ricardo Calgagno supervisó los peritajes realizados en el lugar por personal de Policía Científica y ordenó la autopsia correspondiente realizada en la morgue judicial, cuyos resultados se aguardaban esta noche.
La víctima fue encontrada por un hombre, identificado como Juan Domingo, que caminaba por el lugar paseando a su perro.
“Tenía un pantalón rosado y zapatillas negras, me asusté mucho. Unos perros ya le habían comido una parte del cuello”, contó a la prensa local el testigo, quien agregó que el domingo último pasó por allí pero “la perra no olfateó nada”.
De esta manera, los investigadores sospechan que al cadáver lo tiraron en las últimas horas ya que la Policía había realizado varios rastrillajes por la zona sin éxito.
En tanto, familiares de la joven aguardaban esta noche los resultados de la autopsia en la puerta de la fiscalía de Bariloche.
Micaela desapareció el miércoles 23 de marzo, alrededor de las 13.30, cuando regresaba del jardín al que había llevado a una sobrina suya.
La mujer residía junto a sus tres hijos de 5, 6 y 8 años, en el barrio Dos de Abril, de la ciudad rionegrina de Bariloche.
La víctima de contextura delgada, tez blanca, 1,52 metros de altura, cabello negro y ojos marrones, trabajaba de empleada gastronómica y al momento de desaparecer vestía jean elastizado color salmón, remera blanca, campera negra y zapatillas negras.
La denuncia fue realizada por su ex pareja, de quien se había separado hacía tres meses, en la comisaría 42da., cuyo personal realizó los primeros rastrillajes en el barrio Dos de Abril.
Mientras la Policía buscaba a Micaela, otra mujer, Natalia Báez (27), salió la noche del viernes 25 a bailar al centro de la ciudad y como no regresó a su domicilio, al día siguiente su hermano denunció el hecho en la seccional 28va, y su cadáver fue hallado el domingo por la mañana.
Ese mismo domingo, la Policía secuestró el Chevrolet Corsa de la ex pareja de Micaela, en el mismo barrio Dos de Abril, donde algunos vecinos, descontentos con la investigación, apedrearon a los efectivos que reprimieron la agresión con balas de goma.
Ante esa situación debió intervenir la fuerza especial COER y personal de otras comisarías de las zona.
En ese marco, los policías rastrillaron el barrio Unión, la parte baja del cerro Otto, donde hay sitios boscosos y abundante vegetación, mientras que los familiares de Micaela realizaron una marcha el lunes 28 de marzo en contra de la violencia de género.
Es que además de los casos de Natalia y Micaela, el jueves 17 de marzo, Ruth Sagaut (29), madre de cuatro hijos, había sido asesinada a golpes en su casa del barrio El Frutillar y por el crimen detuvieron a su ex esposo, de 30 años, a quien ya había denunciado anteriormente por agresiones y amenazas.
Consternados por esta seguidilla de casos, los vecinos de la ciudad marcharon por el histórico Centro Cívico, al tiempo que un centenar de efectivos continuó la búsqueda de Micaela y los peritos hallaron manchas sospechosas, presuntamente de sangre, tanto en el auto de la ex pareja de la mujer como en la casa del hombre. (Télam)