“Entre todos lo vamos a sacar adelante”, dijo el presidente de Belgrano

El dirigente dijo que interrumpió su licencia a pedido de socios, hinchas y allegados, para seguir trabajando en un club que “era una tapera” cuando ellos lo agarraron. Aseguró que el plantel del Federal está al día económicamente y que entre todos buscarán “mantener la plaza”.
General Belgrano comienza a retomar el rumbo, al menos desde lo institucional. La crisis dirigencial que se había generado luego del pedido de licencia del presidente Horacio Rosales y de la posterior renuncia del vicepresidente Nicolás Muñoz, empezó a subsanarse con el regreso del máximo directivo.
Ayer, Rosales ya retomó sus funciones y tuvo una reunión con el cuerpo técnico encabezado por Juan Carlos Almada, con el objetivo de comenzar a buscar una salida para la otra crisis, la deportiva, que está afectando al plantel profesional que juega el Torneo Federal “A” de fútbol. “Entre todos lo vamos a sacar adelante”, se esperanzó el presidente en una charla con LA CHUECA.

Regreso.
Rosales, que lleva más de ocho años como presidente del Tricolor, había pedido una licencia por razones personales a principios de este mes, y su intención era no regresar hasta que a inicios del año próximo (su mandato dura hasta fin de 2016), en febrero o marzo, la Asamblea de socios resolviera la renovación de autoridades.
Sin embargo, a la salida del presidente le siguió la del vice Nicolás Muñoz, que renunció esgrimiendo la imposibilidad de hacerse cargo del club, y la institución quedó en una situación incómoda desde lo dirigencial, sin una cabeza visible de manera oficial más allá de que algunos colaboradores continuaran ayudando.
Además, el equipo del Federal “A” cayó en un pozo futbolístico del que aún no ha podido salir, con ocho derrotas de forma consecutiva que lo llevaron al último lugar de la Zona 2 y a una posición de virtual descenso de categoría.
Ante semejante panorama, socios, hinchas y allegados a la institución comenzaron a moverse para pedirle a Rosales que retome su cargo, el jueves por la noche tuvieron una reunión y ayer mismo el ex goleador del Tricolor ya se puso nuevamente en funciones de presidente.
“Había pedido la licencia por razones pura y exclusivamente personales, porque ya no podía brindarle al club el tiempo que necesita”, aclaró ayer Rosales, y explicó por qué revió su decisión: “Por el pedido de los socios, de parte de la hinchada y de allegados. Nos llamaron a una reunión y nos pidieron que siguiéramos como hasta ahora”.
En ese sentido, Rosales dijo que tiene pendiente una reunión con Nico Muñoz para aclarar algunas cuestiones, y bregó por el regreso del ahora ex vicepresidente para seguir trabajando “entre todos” por el club. “Incluso nos pidieron una apertura mayor de la comisión para sumar más gente, y bienvenidos sean los que quieran colaborar”, agregó.

Resultados.
Por otra parte, Rosales se refirió a sus más de ocho años como presidente de la institución (asumió en septiembre de 2008) y aseguró que, más allá de las horas que le ha restado a la familia y a las cuestiones personales, siente una satisfacción importante por todo lo que han logrado.
“Desde que agarramos el club, que estaba enterrado y era una tapera, a como está hoy, la evolución ha sido terrible”, resumió el presidente, y admitió que ese crecimiento ha ido acompañado por los resultados deportivos que justamente hoy no se están dando.
“Hoy no nos ayudan los resultados, pero no es por nada especial de la dirigencia, ni de los jugadores, ni del cuerpo técnico, porque todos desde cada lugar tratamos de hacer las cosas lo mejor posible, como siempre”, explicó.
En ese sentido, Rosales y otros dirigentes se reunieron ayer con todo el cuerpo técnico que encabeza Almada para poner algunas “pautas claras” de cara a la continuidad en el Federal “A”, torneo en el que Belgrano debe comenzar a sumar puntos para no perder la categoría.
Entre esas “pautas”, los dirigentes pidieron que “se utilice más a la psicóloga” (Gabriela Pasquettín), y también decidieron que el equipo pueda trabajar los cinco días de la semana en el campo principal del club, algo que hasta ahora no era posible. “Estamos en un momento difícil y tenemos que trabajar todos para mantener la plaza”, señaló Rosales, quien aseguró que luego de finalizar su mandato como presidente seguirá “acompañando desde otro lugar de la comisión directiva” para que el club siga creciendo.

Económicamente en carrera.
Horacio Rosales se refirió, por otra parte, al momento económico de la institución de cara a su continuidad en un torneo de carácter profesional como el Federal “A”, y aseguró que está todo encaminado como para no tener mayores inconvenientes.
“Los jugadores están al día”, explicó el presidente, al tiempo que aclaró que el presupuesto del club para el certamen es “sensato” teniendo en cuenta la realidad de la ciudad y la provincia, donde no abundan los sponsors de gran nombre.
“Siempre debemos mantener la sensatez como para no endeudar al club, porque nos costó horrores sacarlo del pozo en el que estaba cuando asumimos”, reconoció el presidente, e hizo una diferencia con aquellos clubes que tienen dinero como para encarar el torneo de otra manera. “Con presupuesto y tiempo se puede hacer otra cosa, pero nosotros lo hacemos todo con esfuerzo propio”, comentó.
Finalmente, Rosales adelantó que la llegada de empresas privadas para hacerse cargo de la televisación del fútbol argentino, ante el alejamiento del Estado (Turner ya hizo un ofrecimiento), podría derivar en mayores montos a recibir por todas las categorías, incluido el Federal “A”.

Almada probó con cuatro cambios.
El entrenador de General Belgrano, Juan Carlos Almada, probó ayer con cuatro caras nuevas en la formación inicial, con vistas al partido que disputará mañana ante Defensores de Belgrano de Villa Ramallo, en el que intentará volver a sumar después de ocho derrotas consecutivas.
De acuerdo a la última práctica de fútbol, saldrían de la formación inicial los defensores Franco Flores y Ricardo Ramírez, el mediocampista ofensivo Germán Strillevsky y el delantero Lucas García, con respecto a los once que perdieron el miércoles en Lincoln ante Rivadavia (1-0). En sus lugares, el DT optaría por Nicolás De La Vega, Antú Hernández, Tenca Hernández y Alexis Uhaldegaray.
De esa manera, los once de Almada para mañana serían Agustín Vistarop; Javier Solís, Javier De Olivera, De la Vega y Antú Hernández; Tenca Hernández, Damián Pacco, Juan Galarraga y Juan Sánchez; Alexis Uhaldegaray y Jonathan Guerra.
El partido, correspondiente a la decimotercera fecha de la Zona 2, se jugará desde las 17 en el Nuevo Rancho Grande y será arbitrado por el cordobés Fabricio Llobet.

Compartir