“El parapentista que murió en Jacinto Arauz era un experimentado piloto”

MUERTE DEL PARAPENTISTA

La muerte de Dante García, el parapentista mendocino que falleció el sábado por la tarde en Jacinto Arauz luego de precipitarse con su velamen, enlutó no solo a su familia sino también a los pampeanos que forman una pequeña cofradía en torno a ese deporte extremo.
Tras la autopsia que el médico forense, Juan Carlos Toulouse, le realizó al cuerpo de García, se supo que el muchacho de apenas 32 años “murió luego de haber sufrido un fuerte traumatismo de tórax” que le quebró la columna y le provocó gravísimas lesiones internas. En un primer momento se especulaba con que el muchacho pudo haberse descompensado en el aire, teoría que fue echada por tierra tras el informe de Toulouse.
“No era tanta la velocidad a la que se precipitó. No fue una caída dramática que nos permitiera adivinar semejante desenlace. Desafortunadamente golpeó seco contra un borde de tierra”, dijo Juan Salvadori, uno de los parapentistas que se reunieron el sábado para compartir las buenas condiciones climáticas que reinaban para volar.
Según Salvadori, García (que no era un novato en el deporte, aunque era su primera vez en La Pampa) se precipitó “a unos 1.000 metros de donde se encontraba el grupo de vuelo” y que “perdió el control del velamen y un giro lo llevó al piso”.
Dante García, domiciliado en San Rafael, cayó con su parapente cerca de las 16.40 del sábado, a unos 5 kilómetros de Jacinto Arauz. En pocos minutos fue trasladado al hospital local con signos vitales, pero no pudieron evitar el deceso a raíz de los golpes sufridos.