Es crítica la situación en General Villegas. Video

El municipio de General Villegas, en el noroeste de la provincia de Buenos Aires, tiene el 70 por ciento de su superficie bajo el agua, con localidades aisladas y sembradíos anegados, por lo que será declarado en situación de emergencia agropecuaria, según confirmó el ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís.
En lo que va de octubre, ya cayeron 300 milímetros en el distrito, y aún llueve, lo que complica las tareas de asistencia y refuerzo de las defensas de los pueblos.
“Vamos a sobrevolar la zona a partir del mediodía, el informe que tenemos es que todo está complicado, sobrevolamos porque no se puede ir por tierra y, como mínimo, vamos a declarar la emergencia agropecuaria”, dijo Sarquís a Télam.
Explicó que en la provincias de Santa Fe, Entre Ríos y Córdoba “se produjeron fuertes precipitaciones”, lo que contribuyó a aumentar el caudal del río Quinto, que aguas abajo se desbordó en el ingreso a la provincia de Buenos Aires, lo que provocó el anegamiento de los campos.
“Además llovió mucho en General Villegas. Esta inundación, que está afectando a los campos, por suerte no llegó a las zonas urbanas”, destacó Sarquis.
villegas
General Villegas es uno de los partidos más extensos de la provincia de Buenos Aires con 700 mil hectáreas de topografía llana y una red de caminos rurales de 3.400 kilómetros, que hoy está anegada y con varios cortes.
El intendente del distrito, Eduardo Campana, explicó a Télam que “las defensas en la cabecera están resistiendo; ahora se trabaja en las defensas de localidades que están casi aisladas y con complicaciones de acceso como Elordi, Santa Regina, Banderaló, Cañada Seca, Piedritas”.
“En la localidad de Elordi, a 9 kilómetros de la cabecera, sólo quedan unos pocos hombres cuidando sus casas y sus animales del avance del agua, ya que todas las mujeres y niños fueron evacuados”, detalló.
“El pueblo no pudo resistir la caída de 300 milímetros de agua en el último mes, está anegado, al igual que los dos caminos de salida por donde ya no es posible pasar con vehículos, ni siquiera con los de doble tracción”, relató el intendente.
“Sólo se puede salir de Elordi en caballo y en sulky”, describió con pesar Campana, quien explicó que las mujeres y niños fueron trasladados a un centro de evacuación organizado en el casco urbano de General Villegas.
El jefe comunal precisó que también está complicada “la localidad de Santa Regina, donde también debimos evacuar a 12 familias y que está prácticamente aislada”.
“En la localidad de Banderaló la situación también está complicada, al igual que en Villa Sauze, donde cayeron ayer 115 milímetros y debieron reforzarse las defensas”, detalló. 
Explicó que “las napas están al ras, vemos agua y son las napas” y afirmó que la red vial del partido, unos 3.400 kilómetros de caminos, “está afectada por el agua”.
Con respecto al panorama del campo, estimó que “más del 50 por ciento del trigo sembrado en el partido de General Villegas está bajo agua debido a las intensas lluvias registradas en los últimos meses.
“El cereal que estaba en silobolsas también está afectado por el agua y se pudrirá”, afirmó y estimó que “donde ya estaba el suelo preparado para la siembra de soja, seguramente habrá que retrasar la siembra”.
El ingeniero agrónomo Angel Finocchio, asesor agropecuario, explicó a esta agencia que “el perjuicio que ocasiona el agua no es sólo la afectación en hectáreas sino que al estar encharcado no hay piso para que entren las máquinas a retirar la cosecha de diciembre y tras el retiro del agua será difícil la siembra de soja y maíz”.
“Otro problema lo tenemos con las pasturas para las casi 400 mil cabezas de hacienda que tiene General Villegas, ya que hay que trasladar la hacienda a zonas no inundadas, donde haya pasturas que no esté bajo agua”, precisó. 
Pablo Del Vecchio, de Defensa Civil, explicó a Télam que “hay 50 personas evacuadas en la cabecera, 10 en Santa Regina y 2 familias en Piedritas”.
“Necesitamos lavandina, repelente, botas de goma, ropa y alimentos no perecederos”, detalló Del Vecchio, quien estimó que “recién en 20 días se podrá evaluar el regreso a sus hogares de los evacuados”.
El especialista en Defensa Civil contó que en las últimas horas “el agua cortó la ruta 33, a la altura del kilómetro 483, entre las localidades de Piedritas y Cañada Seca”.
“El agua se comió la alcantarilla, se cortó esa ruta que además une Bahía Blanca y Rosario, por lo que ahora asistiremos a los pobladores de esas dos localidades por tierra con vehículos de doble tracción”, precisó. (Télam)

Compartir