España: Rajoy se dispone a formar gobierno tras 10 meses de parálisis política

El rey Felipe VI encargó hoy formar gobierno al conservador Mariano Rajoy tras la decisión de los socialistas de abstenerse en su investidura, lo que pondrá fin a más de 10 meses de parálisis política en España. 
“El rey me ha encargado que vuelva a someter mi candidatura a la investidura y he aceptado el encargo”, anunció Rajoy en conferencia de prensa en el Palacio de La Moncloa, sede del Ejecutivo, luego de cerrar la última ronda de consultas del monarca, con el objetivo de designar formalmente al candidato a la presidencia del gobierno. 
El líder del Partido Popular (PP) subrayó que España está “delante de un acuerdo para evitar repetir las terceras elecciones”, después de la decisión “razonable, responsable y coherente” del Partido Socialista (PSOE) de abstenerse en su investidura. 
“Se abre un nuevo periodo basado en el diálogo, el entendimiento y la cooperación”, prometió Rajoy, quien dijo ser “perfectamente consciente de las dificultades que entraña gobernar en minoría”, pero quiere hacerlo “cuatro años”. 
La presidenta del Congreso de los Diputados, la conservadora Ana Pastor, comunicó posteriormente que mañana a las 18 hora local (13 de Argentina) comenzará el debate de investidura con la intervención de Rajoy, y al día siguiente se producirá la primera votación, una vez que concluya el turno de palabra de los partidos opositores. 
Rajoy no cuenta con mayoría absoluta para superar la primera votación, por lo que se prevé que obtendrá su reelección en la segunda votación, en la que sólo requiere de mayoría simple, que tendrá lugar 48 horas después de la primera, es decir, el sábado 28 de octubre. 
El candidato del PP volverá a contará con el respaldo de 170 de los 350 diputados de la cámara, gracias al acuerdo que mantiene con los liberales de Ciudadanos, mientras la abstención de los socialistas le permitirá obtener más votos a favor que en contra. 
“Me congratula cerrar la etapa de tiempo perdido, de la que todos tenemos que tomar nota, pero sobretodo los que han dicho siempre que ‘no'”, subrayó el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, después de ratificar su apoyo a Rajoy tras asegurarse que sigue vigente el pacto de 150 medidas que su partido hizo firmar a los conservadores, muchas de ellas de regeneración democrática y lucha contra la corrupción. 
Por su parte, Rajoy remarcó que “no hay un acuerdo con el PSOE, sino la decisión de abstenerse”, un giro político que agradeció. 
No obstante, Rajoy se mostró abierto a pactar con la oposición para alcanzar pactos en materia de educación y pensiones , entre otros. Respecto al conflicto territorial secesionista de Cataluña, también sostuvo que está dispuesto a dialogar con los socialistas, con los que subrayó que no habrá “grandes discrepancias” puesto que el PSOE y el PP comparten “lo sustancial”, el respeto a la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad de los españoles. 
El presidente de la gestora que dirige el PSOE, Javier Fernández, ratificó justo antes al rey Felipe VI que el grupo parlamentario socialista votará “no” a Rajoy en primera votación y se abstendrá en la segunda. 
Fernandez, quien siempre defendió la abstención como la opción “menos mala” para el PSOE, frente a la posibilidad de unas terceras elecciones que políticamente hubiesen sido demoledoras, insistió en que su partido no garantizará la gobernabilidad a Rajoy.
“Para gobernar necesito el mayor número de apoyos y tendré que ganármelos”, admitió por su parte el candidato del PP, que pese a imponerse en los comicios del 20 de diciembre de 2015 y del pasado 26 de junio, se quedó muy lejos de la mayoría absoluta que había obtenido en su primer triunfo de 2011, al punto que hasta ahora no tenía apoyos suficientes ni para ser reelegido. 
Después de más de diez meses de bloqueo, dos elecciones generales y dos investiduras fallidas -una del socialista Pedro Sánchez y otra de Rajoy -, el PSOE estalló en una crisis interna entre los partidarios de intentar un gobierno alternativo, que estaba obligado a pactar con los izquierdistas de Podemos, y los que optaban por investir a Rajoy. Estos últimos ganaron la batalla, que culminó con la dimisión de Sánchez, lo que permitió al PSOE imprimir un giro en su posición. 
Desde el partido izquierdista Podemos denuncian que con su abstención los socialistas perpetraron una “traición” que permitirá a Rajoy permanecer en La Moncloa por muchos años, lo que implicará que la sociedad española se verá sometida a un ajuste mayor, por las exigencia de Bruselas. 
“Estamos ante una investidura histórica. Se acaba el tradicional reparto entre PP y PSOE y empieza su coalición para ir de la mano”, dijo hoy Pablo Iglesias, líder de Unidos Podemos. 
“Me da la impresión que Rajoy quiere una legislatura larga y que el pacto de la triple alianza -que incluye a los liberales de Ciudadanos – va mucho más allá de la investidura y abordará los temas claves”. “Nosotros haremos oposición”, remarcó. 
“Lo de traición me retrotrae a una época que conviene dejar atrás, cuando una cierta izquierda nos llamaban “social-traidores”, respondió Fernández. 
“Estoy convencido de que Podemos tomará las calles y que el grupo parlamentario socialista liderará la oposición”, remarcó el dirigente socialista que deberá pilotear la transición en su partido, que en los próximos meses deberá reorganizarse y elegir un nuevo líder. 
Los indignados convocaron una manifestación bajo el lema “Rodea del Congreso” para el día de la investidura de Rajoy, por considera que su investidura es “ilegítima” y se gestó por el golpe interno que impulsaron en el PSOE las élites políticas a espalda de los militantes y la ciudadanía. 
Podemos no convoca la protesta pero algunos de sus dirigentes la secundarán, una decisión que generó críticas, entre ellas la de Rivera, que dijo que “una cosa es manifestarse y otra rodear la institución que te paga el sueldo”. (Télam)

Compartir