ETA anuncia un debate interno sobre su futuro tras el desarme

Tras haber anunciado su desarme, ETA emprenderá un debate interno sobre su futuro “entre todos sus miembros”, según el diario vasco Gara, que este domingo publicó un comunicado de la banda.
En el texto, redactado en vasco, que califica de “éxito” el desarme, ETA señala que “tomará decisiones entre todos sus miembros de cara a avanzar”, según Gara, que suele publicar los comunicados de la banda.
El comunicado felicita a los vascos por el Día de la Patria vasca (Aberri Eguna), que se celebra este domingo.
Tras más de cuatro décadas de violencia que dejaron 829 muertos atribuidos a la banda, ETA renunció en 2011 a la lucha armada por la independencia del País Vasco y Navarra.
El 8 de abril, anunció su “desarme total” con la entrega a la justicia francesa, a través de intermediarios, de una lista de ocho depósitos de armas y explosivos en Francia.
ETA puede ahora “acometer en las condiciones más adecuadas posibles los nudos que hay que soltar, los debates a hacer y los procesos que hay que estructurar”, señala el comunicado citado por Gara, sin más precisiones sobre esos debates y procesos.
La banda, que al parecer cuenta con entre 20 y 30 miembros en la clandestinidad y los demás, unos 350, en cárceles francesas y españolas, ha tomado tradicionalmente sus decisiones tras debates internos.
Ahora tendrá que abordar la cuestión de sus presos y la posibilidad de que aquellos que puedan se acojan a procesos legales para obtener liberaciones anticipadas. Luego podría debatir sobre su disolución, estiman los expertos.
Hasta abril, ETA se había resistido al desarme incondicional y a la disolución que le exigen los Gobiernos de España y Francia, reclamando primero una negociación sobre el futuro de sus integrantes y de sus presos, que quiere acercar al País Vasco.
En su comunicado, ETA parece que ya no reclama una negociación —a la que se ha opuesto tajantemente el Gobierno español— porque afirma que “hace tiempo que ETA dejó de intentar saciar al insaciable”, en referencia al ejecutivo. Ante esa imposibilidad, “cambió el esquema”, indica el texto.
El comunicado publicado por Gara explica que el desarme “ya no era moneda para la negociación sino un medio para explicar la cerrazón de los Estados”.
El Gobierno de Mariano Rajoy ha exigido a ETA que pida perdón y se disuelva, al tiempo que ha garantizado que no habrá impunidad por sus crímenes ni “trato de favor” por su desarme.