Eurocopa: ganaron Gales y Suiza. Inglaterra no pudo con Rusia

El seleccionado de Inglaterra empató 1-1 con su par de Rusia, en el estadio Velodrome de Marsella, en el debut de ambos en el Grupo B de la Eurocopa Francia 2016.
El gol inglés fue anotado de tiro libre a los 28 del segundo tiempo por el volante de Tottenham Hotspur Eric Dier, en una excelente ejecución que dejó sin chances al arquero Igor Akinfeev.
Pero el mediocampista Denis Glushakov empató con un gran cabezazo por encima de Joe Hart en el segundo minuto de descuento.
En la previa del encuentro un hincha inglés resultó gravemente herido en una masiva pelea con simpatizantes rusos, pese a los 1200 efectivos dispuestos para la seguridad del partido en una ciudad situada a unos 750 kilómetros al sur de la capital París.
La zona del viejo puerto de la ciudad se convirtió en un campo de batalla donde aficionados de ambos países se golpearon con barras de hierro y se arrojaron sillas, botellas y todo tipo de elementos contundentes hasta que la policía antidisturbios logró despejarlos con el disparo de gases lacrimógenos.

Gales superó a Eslovaquia.
La selección galesa se impuso a Eslovaquia por 2-1 en el primer partido de ambos países en la Eurocopa-2016, disputado este sábado en Burdeos, siendo la primera victoria de Gales en un torneo continental.
La estrella de los Dragones Rojos Gareth Bale abrió el marcador con un lanzamiento de falta (10), empató en el segundo tiempo Ondrej Duda para los eslovacos (61), pero Hal Robson-Kanu acabó dando los tres puntos a Gales (81).
Si a los grandes jugadores se les mide por aparecer en los grandes momentos, Bale respondió presente, anotando de lanzamiento de falta directa, ayudado también por el error del arquero eslovaco.
Curiosamente, el primer gol de Bale con la camiseta de su país fue de un golpe franco directo en 2006… contra Eslovaquia.
Nada más arrancar el encuentro los eslovacos gozaron de una gran ocasión para adelantarse en el marcador. Bale perdió el balón en la medular ante Marek Hamsik y el jugador del Nápoles aceleró hacia la portería rival, superando a dos defensas, y al pisar el área disparó con la zurda, pero cuando el arquero Danny Ward estaba ya batido, Ben Davies despejó el balón bajo palos (3).
El delantero del Real Madrid se resarció de ese error minutos después, cuando en una falta directa desde fuera del área, disparó con la zurda y batió a Matus Kozacik, que tampoco estuvo demasiado afortunado, abriendo el marcador en Burdeos (10).
El tanto dio tranquilidad a los británicos, que controlaron el partido en la primera parte ante una selección eslovaca que no encontraba la manera de crear peligro en el arco galés.
Los centroeuropeos espabilaron en la segunda parte y dieron un primer susto a los galeses con un disparo de Robert Mak que se marchó ligeramente desviado (55).
El seleccionador eslovaco ordenó un doble cambio a la hora de juego y dio entrada a Adam Nemec y Ondrej Duda, que segundos después de haber pisado el césped logró el tanto del empate.
Hamsik, el mejor de su equipo, se zafó de su marcador y pasó a Duda, que con un amago sentó a su par y anotó de disparo raso a la izquierda del arco galés (61).
Con el gol, Eslovaquia se adueñó del juego, pero cuando parecía que estaba más cerca del triunfo, Hal Robson-Kanu, que había saltado a la cancha minutos antes, volvió a adelantar a los Dragones Rojos con un disparo suave desde dentro del área (81).
En los últimos minutos el juego enloqueció, con los eslovacos volcados sobre el arco rival y los galeses tratando de sentenciar a la contra.
En un centro desde la izquierda, Nemec se adelantó en el primer palo, pero su cabezazo se estrelló en el poste derecho de la portería en Ward (86).
Bale pudo sentenciar poco después en un dos para dos, pero el jugador del Real Madrid decidió jugáresela sólo y su disparo lo rechazó Kozacik (89).
El primer triunfo de Gales en una Eurocopa permite soñar a los Dragones Rojos con una clasificación a octavos en su primera participación en un torneo continental, ya que hasta ahora los británicos solo habían jugado una gran competición internacional y fue el Mundial de 1958.

Suiza le ganó a Albania
Suiza derrotó 1-0 a la debutante Albania que jugó más de una hora con 10 hombres y pudo llegar al empate sobre el final, este sábado en Lens, en partido del grupo A de la Eurocopa que también pudo tener un marcador más abultado si no fuera por la gran actuación del portero albanés Etrit Berisha.
Los suizos se impusieron gracias a un tanto de cabeza del defensa Fabian Schar (5) tras un córner lanzado desde la derecha por Xherdan Shaqiri en el que el portero de la Lazio tuvo el único gran error del partido al salir fuera de tiempo.
Los albaneses, que disputaban su primer partido en gran cita, vieron limitadas sus posibilidades en el minuto 37, cuando quedaron con 10 hombres por expulsión del capitán Lorik Cana, por doble amarilla, la segunda al manotear una bola que quedaba para que Haris Seferovic pusiera el 2-0, en una acertada decisión del colegiado español Carlos Velasco Carballo.
Aunque nada lo aseguraba, ya que el delantero del Eintracht de Fráncort alemán jamás pudo quebrar al gigante Berisha, quien a lo largo del partido le tapó cuatro claras ocasiones de gol (15, 42, 52, 66), dos de ellas mano a mano.
Con esta victoria, Suiza dio un paso importante para acomodar su clasificación a octavos de final, al quedar arriba del grupo A con tres puntos junto a Francia, que la víspera abrió el torneo con una victoria sobre el final por 2-1 contra Rumanía.
Los helvéticos podría sellar su pase a octavos el próximo miércoles con una victoria frente a Rumanía en París, mismo día en que los Bleus chocarán con Albania en Marsella.
Si bien la Nati demostró control a lo largo de casi todo el encuentro, Albania pudo darle un par de sustos, como ocurrió a la media hora de juego con un derechazo de Armando Sadiku brillantemente tapado por el golero Yann Sommer, y a los 76 con un remate apenas desviado cuando encaraba al portero suizo desde el primer palo.
El partido se vivió con gran intensidad en las tribunas, especialmente por esa ola roja de albaneses que alentaron a su selección para el estreno absoluto en Eurocopas.
Pero las grandes emociones seguramente estuvieron en los corazones de los hermanos Xhaka (Granit para Suiza y Taulent para Albania), que se enfrentaron como alguna vez lo hicieron los Boateng con un Alemania-Ghana, en un hecho especial que no ocurre seguido.
Para el equipo que dirige Vladimir Petkovic, con una multicultural selección con grandes talentos como el volante Xerdan Shaqiri, la victoria lleva calma para trabajar de cara al futuro, aunque deberá mejorar si quiere llegar lejos, porque puede tener sorpresas si no acelera cuando tiene todo a favor.
Como lo demostró la acción en la que Yann Sommer logró tapar el tanto del empate del ingresado Shkelzen Gashi, quien mano a mano con el portero de la Lazio remató al ángulo y el suizo desvió el tiro al córner de forma magistral. (AFP y Télam)

Compartir