Evo Morales calificó de “imperdonable y cobarde” el asesinato de su viceministro

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó hoy que el asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, por grupos de mineros, es “imperdonable” y decretó un duelo nacional de tres días sin suspensión de actividades.
“El fallecimiento del hermano viceministro Illanes duele mucho, porque es una actitud tan cobarde. Lo secuestran, torturan y lo matan”, dijo Morales y agregó que lo sucedido es “imperdonable” al realizar una declaración a los medios en el Palacio de Gobierno. 
El mandatario destacó que Illanes, un abogado de 58 años, fue su asesor y un “hombre comprometido” con el apoyo a los sindicatos campesinos que trabajó en varias oficinas gubernamentales tratando siempre de dialogar cuando se presentaba una protesta social.
También declaró a Illanes “héroe de la defensa de los recursos naturales”, tras reiterar que la protesta de los cooperativistas busca en realidad presionar al Gobierno para que se les permita firmar contratos con empresas privadas y trasnacionales.

“Siempre se buscó el diálogo”.
El funcionario fue asesinado a golpes cuando se encontraba secuestrado por mineros y su cuerpo fue rescatado hoy en el altiplano y trasladado a La Paz donde se le practicará la autopsia, informaron fuentes oficiales.
Según una observación inicial del cuerpo, Illanes exhibe varios golpes en la cabeza, particularmente en la nuca, añadió la fuente.
Los cooperativistas mineros que desde hace semanas están en conflicto en Bolivia para rechazar una ley para el sector impulsada por el gobierno, mantenían ayer “retenido” al Illanes, mientras el Poder Ejecutivo renovaba su llamado al diálogo y al levantamiento de las cortes y bloqueos de ruta, en medio de una crisis que ya causó tres muertos (cuatro con el viceministro) y 20 heridos.
Morales defendió que su Gobierno siempre buscó el diálogo con los mineros cooperativistas para superar el conflicto que protagonizan con bloqueos de carreteras, en protesta por una ley que estimula creación de sindicatos en las cooperativas.
Según el mandatario, en la movilización de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin) “había una conspiración política y no había una reivindicación social para el sector”.