Expertos en informática cuestionan el voto electrónico

Docentes e investigadores expertos en informática del Departamento de Computación de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA brindarán junto con especialistas de otros departamentos universitarios e institutos de informática una conferencia de prensa el 1 de noviembre para comunicar la iniciativa “No al voto electrónico”, según informaron.
La cita será a las 13.30 en el Pabellón 1 de la porteña Ciudad Universitaria, donde los técnicos y especialistas explicarán los motivos por los cuales manifiestan su “preocupación” por el Proyecto de Boleta Única Electrónica que se discute en el Congreso de la Nación, informaron en un comunicado.
Asimismo, harán publica la solicitud que presentarán “para que no se autorice el uso de equipamiento informático para emitir los sufragios”, agregaron.
Los impulsores de la iniciativa indicaron en una carta publicada en la web de la Facultad que si bien consideran que la tecnología “tiene mucho para aportar a la sociedad”, también conocen “sus limitaciones”.
“Por eso somos conscientes de que es prácticamente imposible construir sistemas que brinden máximas garantías de inviolabilidad como las que requiere un sistema de votación”, señalaron.
“El proyecto de ley actualmente en debate en el Congreso de la Nación pena con años de cárcel el estudio o análisis de estos sistemas para encontrar vulnerabilidades, paso sin el cual no es posible mejorar ninguna implementación. De ser aprobada esta ley no tendremos posibilidad de investigar su funcionamiento y podríamos llegar a ser tratados como criminales sólo por hacer nuestro trabajo”, cuestionaron.
La carta recuerda que “aún los sistemas más auditados del mundo tienen fallas que permanecen sin detectar durante muchos años”, y afirma que “en un sistema de votación, estas fallas podrían permitir adulterar los resultados (especialmente en elecciones reñidas) o identificar a los votantes”.

Peligros.
Es que “cualquier máquina de votación, incluso una simple impresora, es un dispositivo programable que cuenta con memoria, lo que podría permitir múltiples mecanismos de identificación de votantes o adulteración de resultados, algo sobre lo que hay sobrada evidencia internacional”, manifiesta el texto.
En este marco, los investigadores analizaron que una auditoría de seguridad del software y del hardware involucrados en un sistema electoral “requiere largos periodos de tiempo a manos de un grupo de expertos y luego algún mecanismo electrónico que permita verificar que en cada cuarto oscuro tanto el software como el hardware se corresponden exactamente con el que ha sido auditado, ya que cualquier pequeño cambio podría alterar su comportamiento de forma maliciosa”.
“Este tipo de verificación resulta inviable en la práctica”, sostuvieron, y añadieron que “la complejidad que tiene la tecnología por sí misma elimina la posibilidad de control que debería poder ejercer cualquier ciudadano”. (Télam)

Compartir