Explican mitos y verdades sobre la medicina casera

Una investigadora del Conicet, que editó dos libros sobre los mitos y las verdades de la medicina casera, explicó el trasfondo científico del folclore de la medicina natural y los límites de lo inofensivo y lo dañino, en diálogo con Télam Radio.
Valeria Edelsztein, investigadora del Conicet, docente de la UBA y doctora en química, habló sobre sus dos libros, “Los remedios de la abuela: mitos y verdades de la medicina casera” y explicó el trasfondo científico del folclore de la medicina casera y los límites de lo inofensivo y lo dañino.
“Hace un par de años empezamos a escribir un libro contando cómo llega un remedio de la naturaleza a la farmacia, porque más del 50 por ciento de los fármacos que utilizamos hoy en día tuvieron su origen en productos naturales y en general no tenemos mucha idea de lo que se hace en los laboratorios, por eso también queríamos tratar de relevar un poco la historia de la medicina como para hacer una introducción”, indicó la investigadora.
En esa búsqueda “empezaron a aparecer los remedios caseros, más conocidos como ‘los remedios de la abuela’ que son parte del folclore pasando de generación en generación y que se repiten en muchas partes del mundo con sus variaciones”, señaló.

Sorpresas.
En este sentido la docente de la UBA explicó que cuando inició la investigación no sabía que había tantos estudios realizados, y algunos de evidencia científica: “La idea era contar cómo llegaba un remedio hasta la farmacia y en el camino aparecieron cosas sorprendentes. Primero, yo no pensaba que había tantos estudios al respecto; y la otra sorpresa fue que algunos de estos remedios caseros tienen evidencia científica”, enfatizó.
“Una tercera pata es que muchas veces tendemos a asociar lo natural con lo inocuo, pero eso es un problema grande que tenemos que desterrar porque la verdad es que los productos naturales no son inocuos, algunos tiene contraindicaciones, tienen efectos secundarios e interacciones con medicamentos, lo que pasa es que la planta no viene con prospecto y eso uno no lo sabe”, contó.
“Si bien es cierto que muchos de los remedios que usamos hoy en día tuvieron su origen en productos naturales, también es cierto que los venenos mas potentes también están presentes en la naturaleza”, explicó.
Asimismo, la investigadora ejemplificó acerca de la utilización de plantas medicinales: “Hace 5.000 años cuando a los egipcios les dolía la cabeza usaban lo que había a mano: corteza de sauce blanco, que tenía efectos analgésicos; el problema es que causaba hemorroides y dolores intestinales”, y agregó: “La corteza tenía componentes que mejoraban pero tenía asociado estos problemas secundarios”.

“Falta conocimiento”.
La especialista señaló que durante mucho tiempo se dejó de usar la corteza de sauce blanco “porque tenía asociado estos problemas secundarios, hasta que a mediados del siglo XIX se retomó la idea de usarlo en personas que tenían artrosis reumatoidea, tratando de separar en los laboratorios los compuestos que tenían actividad para calmar los dolores aunque tenga esos efectos secundarios”.
“Uno de los que sufría esta enfermedad era el papá de uno de los empleados de la compañía Bayer de apellido Hoffmann, que luego de algunos años logró extraer los compuestos de la planta manteniendo su efecto analgésico y minimizando los efectos secundarios, hasta que llegó al ácido acetilsalicílico que es lo que hoy conocemos como aspirina, que tiene minimizado los efectos secundarios y que es uno de los medicamentos que más se ha utilizado en la historia de la medicina del mundo, a partir del producto natural, pero mejorado”, explicó.
“Hay remedios caseros que al no estar regulados, no se sabe las contraindicaciones, todavía falta un control mayor y hay mucho de publicidad engañosa y falta información”, cuestionó la científica del Conicet.
No obstante afirmó que se debe trabajar preventivamente, y si bien se cuenta con una cultura científica en el país, aseguró que “nos falta conocer más cómo funcionan los medicamentos, porque circula mucha información pero no clara”.
Finalmente, contó que el libro publicado, “Los remedios de la abuela: mitos y verdades de la medicina casera”, tomo 1 y 2, pertenecen a la colección científica Ciencia que Ladra, y que cuentan con un lenguaje accesible para que pueda ser leído por todos. (Télam)

Compartir