Fernando Cabrera, con nuevo disco y libro, vuelve a la Argentina

El cantautor uruguayo Fernando Cabrera, voz esencial de la canción rioplatense contemporánea, transita un año particularmente intenso que incluye la edición de un libro con su biografía y su regreso a la Argentina para presentar el jueves en el teatro Picadero (Enrique Santos Discépolo 1857) “Cabrera canta Mateo y Darnauchans”, un disco en vivo en donde homenajea a dos figuras de la música popular de su país.
“Este es un año muy fuerte para mí, me pasaron tantas cosas grosas…”, comentó en charla con Télam Fernando Cabrera, que comenzó el 2016 como director artístico de un homenaje a Alfredo Zitarrosa, y continuó con la presentación de un álbum en el que se apropia de un puñado de canciones de dos ídolos de su adolescencia, Eduardo Mateo (1940-1990) y Eduardo Darnauchans (1953-2007), junto a quienes compartió escenarios y grabaciones.
Si bien es reconocido en su faceta de compositor, aquí se concentra en el rol de intérprete, revisa el pasado, rescata a sus mayores influencias, y comparte la obra de estos emblemas de la música uruguaya que en Argentina, especialmente la de “Darno” -como se lo llama en el país charrúa-, es prácticamente desconocida.

Darno.
El disco registra un recital que ofreció en agosto de 2015 en el teatro El Galpón de Montevideo, como parte de los festejos de su 65 aniversario. “Me invitaron a hacer un recital en esa sala, donde tanto Mateo como Darnauchans tuvieron un vínculo en distintos momentos de su vida. Son dos ídolos de mi adolescencia”, expresó.
Canciones que venía haciendo de manera esporádica en sus recitales y que eligió “porque son los que más me gustaban y los que me quedan más cómodos”, integran esta placa en la que se lo puede escuchar solo con su guitarra, y en algunos pasajes custodiado por su compañero Eduardo Lombardo (percusión, guitarra y voz), que en calidad de invitado se integra a ese universo poético y sutil.
Si hay algo que entusiasma a Cabrera es precisamente difundir la música de ‘Darno’: “Era un gran melodista y cantante, murió muy joven pero dejó una obra de una originalidad inmensa. Era un hombre ligado a la literatura, de hecho estudió Letras en La Plata. En Uruguay era muy importante, en Argentina no es nada conocido, me gustaría mucho que la gente empiece a tener sus discos. El empezó un poquito antes que yo, era tres años mayor, pero ya a los 18 años había grabado su primer disco. Yo tenía 15 y lo escuché por la radio. Tuve el gusto de conocerlo, siempre me sentí muy cercano a su obra, hay algo suyo en mí. Fue muy paternal conmigo, era de aconsejarme, de transmitirme todos sus conocimientos, sus experiencias”.

Emblemas uruguayos.
Cabrera, quien lleva 35 años de trayectoria y conoció la popularidad hace unos 12 años para erigirse en un faro para muchos músicos argentinos, también se refirió a Mateo. “Era otro ídolo mío, era mayor que yo, cuando era adolescente lo pude conocer y trabajamos juntos. Él era más loco, muy bohemio, aprendí mucho a su lado”, acotó el autor de “El tiempo está después”, “La casa de al lado” y “Un par”.
El disco homenaje contempla temas de diferentes etapas de la vida musical de estos dos emblemas de la música uruguaya e invita a escuchar en su voz y en tono minimalista grandes canciones entre las que se cuentan “Como los desconsolados”, “Final”, “Épica” y “El instrumento” de Darnauchans; y “Hoy te vi”, “El príncipe azul”, “Remedio e’ yuyo” y “Lo dedo negro”, dedicada a Rubén Rada, de Mateo.