Fibromialgia: qué hacer para tener una mejor calidad de vida

La fibromialgia es una afección crónica que se caracteriza por fuertes dolores de cabeza, adormecimiento en manos y pies, dificultad para concentrarse y dolores menstruales agudos, pero con un adecuado tratamiento y la ayuda del entorno afectivo se puede mejorar considerablemente la calidad de vida de las afectadas.
Esta enfermedad, que afecta mayoritariamente a las mujeres de entre 20 y 50 años, deja como resultado una sensación de dolor e hipersensibilidad que repercute en todo el cuerpo.
El médico e investigador Ernesto Crescenti, director del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti”, explicó que “la causa concreta de esta patología aún es desconocida”.
“Se cree que la fibromialgia se desarrolla como resultado de una sensibilización extrema del sistema nervioso o por origen genético, que surge tras un trauma físico o emocional, por modificaciones en las áreas cerebrales responsables del dolor o una infección”, detalló Crescenti.
En ese sentido, el especialista comentó que las personas que padecen esta enfermedad “sufren un dolor crónico y fatiga, así como trastornos de sueño, rigidez matutina y estado de ánimo cambiante”.
“El dolor crónico lo desarrollan en puntos de sensibilidad a lo largo de todo el cuerpo, como cuello, hombros, espalda o extremidades”, añadió el médico.
Por tal motivo, el experto admitió que “convivir con esta enfermedad es muy complicado, no solo por sus síntomas sino por la sensación de incomprensión que siente el paciente por parte del entorno”.
“Se trata de una enfermedad que no posee una cura concreta, aunque algunos de sus síntomas o efectos secundarios pueden ser tratados para disminuir su impacto y lograr una mejor calidad de vida”, manifestó.

Consejos.
Los consejos para convivir con la fibromialgia son:
Aceptar la enfermedad.
Poder transmitir lo que siente.
Estar atento a los cambios de ánimo. : La fibromialgia afecta al estado de ánimo. Es frecuente que hay
Conocer el cuerpo.
Realizar ejercicio.
Cuidarse.
Encontrarse con otros: Acudir a asociaciones o grupos, puede ser un buen espacio para compartir lo que ocurre, buscar consuelo, dar apoyo a otras personas y así, tejer una red de comprensión y ayuda mutua.