Fiesta del futbol femenino en el Forestier

El rectángulo de un verde impecable, la pelota flamante, el árbitro, y
las 14 protagonistas del primer encuentro de fútbol femenino en el
predio Ricardo Forestier, caracterizaron la tarde de ayer donde cada
sábado se juntan cientos de hombres para jugar los torneos de
profesionales. Pero este domingo era distinto… era de ellas, las
chicas.
Nada menos que 16 equipos convocó el encuentro “Preparación” del gran
torneo provincial de fútbol femenino que se pondrá en marcha el
próximo fin de semana. La iniciativa de la administradora del predio,
Jésica Forestier, logró que una gran cantidad de damas, algunas muy
jovencitas, y unas un poco más “veteranas” –dicho esto en el contexto
más futbolero que se pueda pensar–, disfrutaron de una tarde especial
en un lugar que habitualmente, y hasta aquí, sólo había pensado en los
hombres jugando al fútbol.

La idea esta vez es que los domingos sea sólo para ellas, que por
ahora disputarán partidos de fútbol, pero que más adelante –según se
informó– dispondrán de otras actividades que incluirán acciones
culturales.

Ayer alrededor de las 15 se realizó el acto de apertura, en el que se
esbozò lo que vendrá en el futuro. Las chicas con los equipos
perfectamente uniformadas con sus respectivas camisetas,
pantaloncitos, medias multicolores, escucharon las palabras de
bienvenida de Roberto Forestier, el mentor del predio que lleva el
nombre de su padre.

De toda la provincia.

Hubo presencia de equipos santarroseños, obviamente, pero también de
distintas localidades del interior, y hasta uno de Punta Alta que
llegó expresamente para jugar y mostrar su adhesión a una iniciativa
que promete consolidarse en los próximos meses.

La organización no sólo fue fútbol, sino que pudo advertirse la
presencia de un equipo del servicio de salud –con su respectiva
ambulancia–, el equipo de audio alegrando con la música, y
naturalmente la cantina habilitada para atender a los visitantes del
predio, todo en un clima de enorme camaradería.

Porque resultaba evidente que algunas chicas tenían conocimientos del
juego –hubo pibas que demostraron enorme habilidad, yy que
sorprenderían a más de un observador desprevenido–, pero otras que
evidentemente “debutaban” ayer. Es decir, se veía claramente que hasta
aquí no han jugado, pero se prendieron en el torneo con la intención
de realizar una actividad física, y pasarla muy bien. Se dio hasta la
circunstancia que alguna jugadora un poco más avezada le indicaba a
una rival cómo debía pegarle a la pelota para sacarla más lejos en un
saque de arco, algo que naturalmente entre los varones no sucederá
nunca.

Fue una tarde muy especial en el predio “Ricardo Forestier”, preludio
de muchas otras que, seguramente, empezarán a convocar no sólo a las
jugadoras, sino a toda su familia, porque se trata de un lugar
especial para pasar una buena tarde de sol. Siempre con el fútbol como
excusa, claro está.

Compartir