Fijan fecha para el juicio oral y público contra el cura Grassi

El cura Julio César Grassi comenzará a ser juzgado a partir del 17 de octubre próximo por presunto peculado a raíz de que con dinero de la Fundación Felices los Niños se pagaba un alquiler de la vivienda en la localidad bonaerense de Hurlingham.
Fuentes judiciales informaron que ese día el Tribunal Oral Criminal número 3 de Morón dará inicio al juicio oral y público en la causa 1792 por la cual el sacerdote está acusado por el artículo 263 del Código Penal que prevé penas de dos a diez años de prisión.
Por el delito de malversación de caudales públicos también será juzgado quien fuera contador de la Fundación Felices los Niños.
El juicio tendrá una duración aproximada de diez audiencias y la acusación estará a cargo de los fiscales Marcelo Papavero y Javier Ghessi.
En 2002 cuando el cura se vio envuelto en denuncias por abuso sexual, por las cuales ahora está detenido tras ser condenado a 15 años de prisión, se mudó a la casa quinta de 7.200 metros cuadrados a la que llaman “La Blanquita”, ubicada en la localidad de Hurlingham, frente a la Fundación Felices los Niños.
A los pocos años, el dueño de la casa quinta, Alberto Mirenda, denunció una deuda por la falta de pago de algunos meses de alquiler, y eso dio origen a esta causa donde se sospecha sobre la utilización de fondos de la Fundación Felices los Niños.

Otras causas.
En la causa, la defensa de Grassi planteó una probation, esto es realizar tareas comunitarias a cambio de evitar ir a juicio oral y público, pero el Tribunal Oral Criminal 3 de Morón lo rechazó.
En una primera intervención, el Tribunal Oral Criminal 3 de Morón, integrado por Diego Bonnano, Raquel Lafourcade y Mariela Susana Moralejo Rivera, rechazó el planteo al considerarlo extemporáneo pues ya había fijado fecha de juicio.
En tanto, Grassi también tiene otra causa a partir de un informe realizado por el programa Periodismo Para Todos (PPT) en la que se detectó el desvío de bienes y alimentos que eran parte de las donaciones que recibía la Fundación Felices los Niños hacia la Unidad 41 de Campana donde él purga la pena por abuso sexual.
Grassi fue condenado a 15 años de prisión por “abuso sexual agravado por resultar sacerdote, encargado de la educación y de la guarda del menor víctima, reiterado, dos hechos, en concurso real entre sí, que a su vez concurren formalmente con corrupción de menores agravada”. (NA)