Firman disposiciones que reglamentan la temporada de caza y pesca 2017

El Ministerio de la Producción firmó este jueves las disposiciones 557 y 558 que reglamentan la temporada de caza y pesca del año 2017. Por la misma se designó a la Subsecretaría de Asuntos Agrarios como autoridad de aplicación, actuando a través de la Dirección de Recursos Naturales. El subsecretario de Asuntos Agrarios, Alexis Benini, comentó que “hemos firmado la disposición para caza mayor para el año 2017” y recordó en ese marco que “hubo, en las últimas semanas, inquietud por parte de los cazadores, básicamente lo que ellos solicitaban era tener la oportunidad de que el que hace una caza doméstica pueda hacer un trámite simple, es decir que pueda pedir el permiso al productor agropecuario y este lo haga tanto en las oficinas de Fauna como en la Policía”.
Sobre ello manifestó que “se logró, por lo cual el trámite es igual que en años anteriores” agregando que “con los datos del REPAGRO, más los nombres y documentos de las personas que van a cazar, se pueden extender hasta ocho permisos sin problemas, considerándolo una caza doméstica o no comercial”.
Asimismo aclaró que “para quienes entregan permisos de más de ocho cazadores, requieren de una inscripción más importante en la Dirección de Rentas ya que se trata de una actividad con fines de lucro”.
Respecto de la hoja de ruta (uno de los temas más cuestionados por los cazadores) “se ha judicializado, esto se debe a que uno de los clubes ha presentado un recurso en la Justicia, con lo cual debemos esperar a que ésta lo determine”.
En cuanto a la cantidad de presas, comentó que se ha incrementado el número de piezas que se puede obtener por cazador y por día, “pero necesitamos que se regularice la actividad por lo cual es que se ha firmado esta disposición”. En ese sentido aclaró el subsecretario “queremos que la cacería se desarrolle, no estamos en contra para nada, al contrario creo que es un arte al hacerlo con animales sin armas”.
Benini amplió sobre el tema y expresó la necesidad “de ordenarnos, porque la actividad cinegética y sobre todo la caza con jauría, es más difícil porque solamente la autorizan La Pampa y Río Negro, por ello, si bien no queremos que deje de tener el auge que tiene, necesitamos regularla y brindarle a la sociedad que vive en el ámbito rural la seguridad pública que necesita”.
Como cierre sintetizó que “básicamente es una disposición en la que hay que cumplir determinados requisitos, como permisos y elementos habituales que se necesitan para transitar normalmente”.