Fotografía terapéutica: una innovadora técnica que se apoya en las imágenes

Desde hace varios años un equipo de profesionales está trabajando en la Argentina con una técnica innovadora que se ya aplica en diferentes partes del mundo: la Fotografía Terapéutica.
Consiste en desarrollar la capacidad expresiva de las personas aprovechando la fotografía como un medio de comunicación. Hay varias experiencias exitosas en el ámbito de la educación y en el ámbito clínico de la salud.
“La Fotografía Terapéutica se aplica con excelentes resultados en personas con inquietudes artísticas, personas que desean potenciar su talento creativo como por ejemplo profesionales de reconocida trayectoria y también en personas con discapacidades.” Asegura la Daniela Java, psicóloga y coordinadora del equipo de Fotografía Terapéutica de Motivarte en Buenos Aires (matrícula 21749)
La licenciada Java explica que hasta el momento se han desarrollado varios proyectos de investigación y fotográficos, alguno de los cuales han participado como únicos representantes de Latinoamérica en festivales europeos. Actualmente hay varias líneas de investigación en curso, tanto en el ámbito de la salud mental, como también de carácter documental y artístico.
Un ejemplo de este desarrollo es el “Proyecto Maggie”, una joven de 20 años de edad que tiene un diagnóstico de síndrome de Cri du chat y un retraso madurativo severo. Con los años ha logrado superar esa barrera y hoy puede comunicarse con las personas que la rodean, tanto a través de la palabra como también a través de la expresión fotográfica, logró un espacio de integración, aceptación y resiliencia, es decir pudo desarrollar la capacidad que tienen los seres humanos para afrontar el dolor y las experiencias traumáticas.
Las clases personalizadas de fotografía terapéutica comenzaron el 21 de Febrero de 2014 en una experiencia que no tiene antecedentes. Al cabo de 4 meses Maggie se insertó como una estudiante más, en un grupo de adultos entre los que había, un contador, una abogada, un conductor de transporte, una psicopedagoga, un pastelero y una psicopedagoga y muchas otras personas de diferentes ocupaciones. La inclusión y la posibilidad de comunicarse a través de un lenguaje tan directo y familiar como es la fotografía le permitió madurar y experimentar un modelo de aprendizaje basado en la imaginación y la producción artística
Los resultados hasta ahora han sido sorprendentes, Maggie aprende por imitación y ha logrado identificar diferentes funciones de la cámara réflex, la utilización del zoom para acercar y alejar los objetos; reconocer por el nombre los accesorios fotográficos, corregir los encuadres en los retratos y lo que es más importante: disfrutar de un ambiente de inclusión.