Funcionario municipal fue condenado por abusar de su hijastra

La jueza de control de Victorica, María Liz Figueroa Echeveste, condenó este martes a un padrastro a tres años de prisión en suspenso por ser autor del delito de abuso sexual simple agravado, por haber sido cometido contra una menor de 18 años aprovechándose de su situación de convivencia. La víctima tenía 10 años al momento de los hechos.
La resolución fue dictada como consecuencia de un acuerdo de juicio abreviado convenido entre la fiscala Alejandra Gabriela Moyano González, el defensor particular Juan Carlos De la Vega y el imputado, un funcionario municipal de 29 años que admitió su culpabilidad.
En la causa se demostró que el acusado le prestó a su hijastra un celular para que viera un video y en ese momento le tocó sus partes íntimas. Ello ocurrió en el interior de la vivienda que compartía el grupo familiar. La denuncia fue realizada por el director de una escuela.
Al agresor sexual se le fijaron las siguientes reglas de conducta por dos años: fijar residencia, debiéndose presentar en el Juzgado de Paz de donde vive del 1 al 10 de cada mes; someterse al contralor de la Unidad de Abordaje, Supervisión y Orientación para personas en conflicto con la ley penal; e impedimento absoluto de acercamiento y contacto con la víctima.
La madre de la niña, al ser informada por el Ministerio Público Fiscal de la solución alternativa alcanzada, dio su consentimiento. En un primer momento del proceso, durante la audiencia de formalización, Figueroa Echeveste resolvió la prisión preventiva del imputado por 15 días, pero finalmente permaneció en esa situación solo una semana porque en el medio la menor declaró en Cámara Gesell y la fiscalía entendió que podía sustituirse esa medida de coerción por una restricción de acercamiento a menos de 200 metros del domicilio de ella.

FOTO ARCHIVO, A MODO ILUSTRATIVO.