Gendarme declaró haber efectuado uno o dos disparos a un manifestante

Esquel: Los gendarmes Emmanuel Echazú, Diego Ramos, Dardo Zoilán y Aníbal Cardozo ingresaron pasadas las 9 a los tribunales de Esquel, para prestar declaración testimonial ante el juez federal Guido Otranto en la causa en la que se investiga la desaparición de Santiago Maldonado, cuyo paradero se desconoce desde el 1° de agosto. Foto: enviada especial/Alejandra Bartoliche/Télam/ef 16/09/2017

Cuatro gendarmes completaron este sábado la semana de declaraciones testimoniales ante el juez federal de Esquel, Guido Otranto, en el marco de la investigación por la desaparición del joven Santiago Maldonado, cuyo paradero se desconoce desde el primero de agosto pasado.
Se trata de los efectivos Diego Ramos, Dardo Zoilán, Aníbal Cardozo y el alférez Emmanuel Echazú, quienes participaron del operativo realizado por Gendarmería el primero de agosto último en la comunidad mapuche Resistencia Cushamen, en el noroeste de Chubut.
El testimonio de Echazú había despertado expectativa, ya que fue quien resultó con heridas durante el operativo del primero de agosto que le causaron triple fractura en el rostro y puso bajo sospecha que, producto de las lesiones que recibió, podría haber actuado en el lugar devolviendo la agresión.
Echazú fue el primer gendarme que se retiró del juzgado, en el marco de un operativo de distracción que montó la Policía Federal, tras estacionar una camioneta con vidrios polarizados para simular su salida por la puerta principal de la calle 25 de Mayo mientras el efectivo salía por otra lateral, ubicada en la calle San Martín.
Sin embargo, fue el testimonio de Zoilán el que cobró más dimensión luego de que trascendiera que -en la investigación interna de Gendarmería- declaró haber efectuado “uno o dos disparos” con postas de goma a seis metros de distancia, a través de una barrera tupida de sauces, a un manifestante que cruzaba el río Chubut” que tenía vestimenta negra o azul y que finalmente logró cruzar el cauce.
La jornada de testimonios comenzó pasadas las 9 y concluyó cerca de las 13 cuando el juez Otranto abandonó el edificio de San Martín y 25 de Mayo de Esquel, sin brindar declaraciones a la prensa, al igual que la fiscal Silvina Ávila y la querellante Verónica Heredia en representación de la familia, quienes salieron pocos minutos antes.
“Está todo bien claro. No existe ningún tipo de contradicción entre los gendarmes. Están diciendo la verdad y no existe ningún tipo de encubrimiento ni contradicción entre lo que han dicho”, dijo a Télam el abogado de los gendarmes, Gustavo Dalzone.
Con los cuatro gendarmes que declararon hoy, ya pasaron ante el juez Otranto un total de 19 efectivos, la mayoría de ellos integrantes del pelotón que se aproximó al río Chubut el primero de agosto pasado, donde testigos aseguran que desapareció Santiago Maldonado.