Genoni: “Nos acostumbran a ser pobres”

PREOCUPANTE REALIDAD DE TRABAJADORES ENDEUDADOS

Rodrigo Genoni Contador Publico Nacional Sub Secretario General Centro Empleados de Comercio PUBLICADA 23/09/2016

El mercantil Rodrigo Genoni dijo lo suyo sobre la situación de endeudamiento de los trabajadores, tal como lo viene denunciado ATE en los últimos tiempos. “De esto no escapa el empleado de comercio y conozco a muchos que tienen un montón de embargos de bancos y de financieras”.
¿Y qué hacer frente a esto?, le preguntó LA ARENA. “Todo el consumismo que se ha generado en los últimos años, atrás de todo eso hay un negocio financiero. Atrás de un electrodoméstico hay un negocio financiero, detrás de un supermercado hay una tarjeta propia con un negocio financiero”.
“La gente no se endeuda con el despensero, sí con los negocios financieros de los bancos, supermercados, de las casas de electrodomésticos y de la financieras, que no dejan de ser un círculo muy chiquito de quienes son los accionistas de cada una de estas empresas”, sostuvo el sindicalista mercantil.
“Ahí es donde el consumismo se transformó en algo que le cuesta salir al que se metió a consumir a través de financieras. Las casas de crédito con las que trabajan las casas de electrodomésticos y supermercados, son financieras, no son bancos”.
-¿Y por qué hay usura?
-Porque se permite. El Banco Central es el que regula todas las entidades financieras y permite que se cobre los altos intereses, Hoy se liberaron, por ejemplo, todas las comisiones. Cuando un trabajador cae en el pago mínimo de una tarjeta, el banco le da un crédito para poder pagarlo y se endeuda más.

Cuestión cultural.
Rodrigo Genoni destacó que “hay una cuestión cultural muy grande: que a uno lo acostumbran a ser pobre. Este gobierno (el de Cambiemos, el de Mauricio Macri) quiere que el país crezca a tasas chinas, el tema es cómo se redistribuye ese PBI que crece y si se generen puestos de trabajo”.
“Yo entro a trabajar a un supermercado y recibo un sueldo por el que me acostumbro a tener una determinada calidad de vida. Con el paso de los años no estoy dispuesto a ceder esa calidad y trabajo más horas o el sistema político me permite vivir. ¿Qué pasa si ocurre lo de Chile? Un trabajador se acostumbra a ser pobre como empleado de comercio, rural o de industria. A fin de mes es pobre y no se conoce una alternativa; es una cuestión cultural.
-¿Quién establece el límite de lo que debe ganar un trabajador?
-Entiendo el trabajo que deben hacer los sindicatos, pero después de trabajar 48 horas semanales, en blanco, a fin de mes soy pobre. ¿Quién determina en qué estrato de la sociedad debo caer? El trabajador indefectiblemente no. Y esto lo vinculo con el consumismo. Acá es donde entra a jugar la cuestión cultural de quien activa el consumo, que es generado por la propia política. Te dan ingresos para consumir, pero cuando esa situación se cambia, como cuando se dijo que se había terminado la fiesta y que no se podía consumir lo que uno quería porque no nacimos para consumir todo esto, cambian las reglas y se rompe tu flujo de fondos, no llegás a fin de mes, vas al sistema financiero y ahí te matan.

Un empleo más changas
Rodrigo Genoni contó que hace unos días dialogó con un cajero de una cadena de supermercados y que éste le cuestionaba su postura contraria al gobierno de Cambiemos. “Me reconoció que estaba bien en el trabajo y que cobraba bien. Le pregunté si vivía con ese ingreso solamente y me dijo que salía de su trabajo y debía dedicarse a las changas”.
“Ahí está el tema. Mi pensamiento no es que después de trabajar en el supermercado, salgas de allí para seguir laburando y mantener tu familia, ocupando el lugar que podría tener otro trabajador”, afirmó el sindicalista mercantil.