Hace una década Boca ganaba su última Copa Libertadores

Hace una década Juan Román Riquelme, el 20 de junio de 2007, le dio la sexta Copa Libertadores de América a Boca Juniors no solo con un fútbol de alto vuelo sino además con una inusual cuota goleadora.
Los destellos de calidad y la magia del “10” se reflejaron en cada partido, aunque su mayor incidencia se vio en la fase final del certamen, con el punto cúlmine en las finales frente a Gremio de Brasil, tanto en La Bombonera como en el estadio Olímpico Monumental de Porto Alegre, al marcar tres de los cinco tantos de su equipo en la serie.
Pero la historia comenzó antes de la Copa, más precisamente el 12 de febrero, cuando Riquelme, el máximo ídolo del club, fue presentado como nuevo refuerzo del equipo conducido en ese momento por Miguel Ángel Russo, tras sus pasos por Barcelona y Villarreal, ambos de España.
Sin embargo Riquelme debutó el 1 de marzo en el certamen continental, recién en la segunda fecha del grupo 7. El 1-0 sobre Cienciano de Perú, en la cancha de San Lorenzo, le dio mayor importancia a la igualdad sin goles ante Bolívar, en La Paz, de la primera jornada.
Riquelme mostró algunas pinceladas de buen fútbol y se erigió como el conductor de un equipo que, además, integraban jugadores de la talla de Hugo Ibarra, Daniel “Cata” Díaz, Clemente Rodríguez, Sebastián Battaglia, Éver Banega, Pablo Ledesma, Rodrigo Palacio y Martín Palermo, entre otros.
Boca finalizó segundo en el grupo 7 con 10 puntos, producto de tres triunfos, un empate y dos derrotas, detrás de Toluca de México (12), y por delante de Cienciano (9) y Bolívar (4) y el “10” convirtió un solo tanto: en la goleada sobre el conjunto mexicano, de local, por 3-0.
Lo mejor de Román se vio en la fase final de la Libertadores, donde anotó siete de los ochos goles que hizo en el torneo.
En los octavos de final el adversario fue Vélez Sarsfield, al que goleó 3-0, en La Bombonera, y con el que perdió 3-1, en Liniers, con sendos gritos del “10” en cada estadio.
En en los cuartos el rival fue Libertad de Paraguay, con el que igualó 1-1, de local, y derrotó 2-0, en Asunción, con un Riquelme determinante. El crack abrió el marcador con un golazo desde afuera del área en suelo guaraní y después manejó el ritmo del partido para dar un paso más en el certamen.
En semifinales llegó el turno de Cúcuta Deportivo de Colombia. La caída por 3-1, en la ida, dejó a Boca al borde del nocaut. Pero en la revancha el conjunto de La Ribera se impuso por 3-0. Román con un exquisito tiro libre abrió el camino de la goleada y después llegaron los gritos de Palermo y Battaglia.
A esa altura, Riquelme era la figura rutilante de la Copa y Boca el máximo candidato al título. La final, frente a Gremio, ratificó esas dos conceptos, con un 5-0 en el global.
El 3-0 en la ida, con tantos de Palacio, Román y Patricio, en contra, sentenció la historia. Y en la revancha el “10” le puso la frutilla al postre con los dos goles en el 2-0 en Porto Alegre. (Télam)