Hay menos ballenas en la Península Valdés

“La población de ballenas en el Golfo Nuevo, en Península Valdés, es menor a la de años anteriores, un fenómeno que no es exclusivo de la Patagonia sino que se repite en los “campos de cría” de la especie en otras costas del mundo, como Australia y Sudáfrica”, reveló el biólogo Enrique Crespo, del laboratorio de Mamíferos Marinos del Centro Nacional Patagónico (Cenpat) de Puerto Madryn, dependiente del Conicet.
El especialista descartó que el fenómeno obedezca a que la población esté en disminución, sino a un proceso de dispersión de ejemplares en otros puntos en los que antes no se observaban, como zonas de aguas abiertas más al sur, frente a las costas de Playa Unión o más al norte de la península, como el Golfo San Matías, sobre la costa de Río Negro, donde se han observado adultos copulando.
“Me consultaron de la comisión ballenera desde Australia y Sudáfrica y coincidimos en este dato, respecto a que en los campos de cría hay menos ejemplares”, explicó Crespo en declaraciones brindadas a LU17 radio Golfo Nuevo de Puerto Madryn.

Censo.
En el último censo aéreo realizado el miércoles pasado en el golfo Nuevo, sobre la cara sur de Península Valdés, se contaron 439 ejemplares de los cuales 156 son crías, cuando el año pasado esa cantidad superaba los 600.
Por las estadísticas que se manejan, la población de “ballena franca austral” (Eubalaena australis) viene en aumento en los últimos años producto de las acciones de protección, aunque desde el 2007 esa tasa de crecimiento, que era del 7 por ciento anual, también cayó al 3 por ciento y tiende a estabilizarse hasta llegar al cero, que “será cuando todos los años nazcan la misma cantidad de ballenas”.