Hay un “paso a nivel”, pero en Olascoaga

El gobierno municipal tiene frenado desde hace meses un expediente en el cual tramita la apertura de un paso a nivel a la altura de las calles Centeno y Alsina para comunicar el centro con el barrio Almafuerte. La comuna logró la autorización de Ferrocarriles Argentinos pero no logra avanzar con la obra de demolición de una torre que sostiene un tanque elevado, en la parte posterior del viejo Molino Werner.
Las autoridades locales no quieren abrir una calle que pase al lado de esa estructura porque dos informes técnicos sostienen que la torre está a punto de caerse dado su avanzado estado de deterioro. El pedido para abrir esa calle, un reclamo histórico de los vecinos del barrio Almafuerte, surgió por impulso de la Caja Previsional Profesional, propietaria de los terrenos contiguos al Molino.
Mientras los carriles formales están obstruidos, luego del anegamiento de la calle Stieben, en su comienzo, en el Parque Don Tomás, los propios vecinos de los barrios ubicados al norte de la laguna forjaron su propio paso a nivel a la altura de la calle Olascoaga. Desde hace semanas, son varios los automovilistas que eligen ese lugar para pasar desde el centro, por la calle El Fortín, hacia Stieben, o al revés, desde Almafuerte hacia el centro. Fuentes del municipio local confirmaron a este diario que ese cruce no está habilitado, por lo tanto no descartaron algún tipo de intervención para impedir que se siga utilizando.