Hombre condenado a 12 años de prisión por abuso

El juez de audiencia, Carlos Mattei, condenó hoy a un empleado de 28 años a la pena de 12 años de prisión como autor material y penalmente responsable del delito de  abuso sexual con acceso carnal, agravado por resultar la víctima menor de 18 años, aprovechándose de la situación de convivencia preexistente con la víctima (artículos 119, 3º párrafo y 4º párrafo Inciso f) del  Código Penal) y dispuso, que sea detenido –mientras tanto le mantuvo la prisión domiciliaria– una vez que la sentencia quede firme, de acuerdo con fuentes judiciales.
Durante los alegatos, el fiscal Máximo Pérez Florez señaló que debía tomarse en cuenta como agravante la extensión del daño, ya que no se trató de un caso típico, sino que en este hecho la víctima quedó embarazada y luego el embarazo fue interrumpido. Por eso sostuvo que el daño ocasionado fue más allá del que prevé la figura penal del abuso sexual y pidió una condena a 20 años, la pena máxima que prevé el delito.
El defensor particular, Gastón Gómez, alegó por la absolución bajo el argumento de que su defendido desconocía que esa conducta estaba impedida legalmente y que había sentimientos entre las partes. Además remarcó como atenuantes que su cliente actuó por error y que mostró arrepentimiento. Subsidiariamente pidió que se le aplique la pena mínima de ocho años de prisión.

Sentencia.
El juez indicó en la sentencia que el Ministerio Público Fiscal debió contemplar la agravante del inciso a) del 4º párrafo del artículo 119 del Código Penal, en razón de haberse acreditado el carácter de guardador del acusado, en su calidad de padrastro conviviente, pero como ello no fue motivo de la acusación, esa conducta no pudo serle imputada al padrastro.
En cuanto a la pena a imponer, Mattei consideró a favor del acuso sus condiciones personales, su edad, la declaración testimonial de una vecina sobre su persona, su conducta social, la actitud que mantuvo durante el proceso –cumpliendo con prisión domiciliaria impuesta oportunamente–, que siempre ha mantenido ocupación laboral para el logro de sus ingresos y la carencia de antecedentes penales.