Hoy es diputada, antes trajo al mundo a miles de niños

QUIEN ES QUIEN EN LA CAMARA DE DIPUTADOS. CLAUDIA GODOY

Desde cualquier oficio o profesión se puede llegar a una diputación si alguien está precedido de militancia. Es el caso de Claudia Godoy (PJ), conocida obstetra de General Pico y el norte provincial.
“¡La vida es un milagro, un regalo de Dios!”. Quien piense de esa manera no puede ser menos que una persona de bien y además, como en este caso, una ratificación de un camino elegido en la vida. Es que Claudia Godoy, diputada justicialista desde el pasado 10 de diciembre, es obstetra, y ayudó a venir al mundo a miles de niños pampeanos.
Naturalmente por estas horas, su carga como diputada provincial le ha impuesto un impasse en su profesión, y dedica sus horas a la tarea legislativa.
De perfil bajo -“todos los días le pido a Dios que me ayude a ubicarme, a entender que este cargo con que se me ha honrado es una circunstancia en la vida. Que dura cuatro años y después vendrá otra persona a ocuparlo”, reflexiona-, Claudia nació en General Pico, hija de Antonio Godoy, oriundo de Villa Mirasol, empleado rural; y de Marina Caimari, de Caleufú, enfermera jubilada; tiene cuatro hermanos: Olga, Carlos, Jorge y Darío.

De cuna peronista.
Claudia reseñó que “la mayor parte” de su infancia “transcurrió en un campo entre La Puma y Villa Mirasol, pueblo donde en la actualidad se conserva la casa de mi abuela paterna situada al lado de la Unidad Básica… como si la vida estuviera preparando mi camino. Por el lado de mi abuela materna de apellido Cabral soy sobrina nieta de una de las militantes más reconocidas de mi ciudad, la recordada Lucía Cabral, de modo que en la familia siempre estuvieron presentes el general Perón y Evita: crecí en un hogar donde me inculcaron la perseverancia, el sacrificio, el ayudar a un vecino, el dar sin recibir, el respeto, el ser humilde, tener convicciones, y defenderla basado en los valores”, cuenta.
Reconoce “el sacrificio” de sus padres que le permitió realizar el colegio secundario en el Instituto Nuestra Señora, “al que le debo una formación académica de excelencia, que me permitió ingresar en la Universidad Nacional de La Plata, en la Facultad de Ciencias Médicas, donde realicé mis estudios, como obstetra”, menciona Claudia.

Más allá de Pico.
Su formación la llevó a trabajar y a colaborar en varias localidades. “Tengo recuerdos felices de cada uno de los vecinos que atendí, a los que les agradezco profundamente ‘confiarme el nacimiento’, permitirme ser parte de lo más importante que transita el ser humano: la felicidad de ser padres. Considero que la vida es un milagro y un regalo de Dios, que debe cuidarse. Por eso a todos ellos les hago llegar mi gratitud”, expresa.
En su profesión continuó con una beca en Medicina Comunitaria, donde realizó diversas actividades hasta asumir en diciembre como legisladora.

La diputada.
Preguntada por su compromiso con la nueva función que debe desempeñar, señaló que lo asume “con responsabilidad y compromiso para apoyar aquellas transformaciones que lleven a la Pampa a ser una provincia desarrollada, con justicia social, con mayores niveles de inclusión y bienestar. Me veo en el deber como pampeana de ser parte de una generación que luche por la recuperación de nuestro río Atuel para saldar la deuda con nuestros pobladores del oeste profundo”.
Consideró que las políticas planteadas por el gobernador Carlos Verna “resultan beneficiosas para nuestra provincia, el promover proyectos productivos de autogestión, que generen empleo genuino, crecimiento y que además posibilitarán mejorar la responsabilidad de los emprendedores”. Opinó que esa gestión “garantizará la generación de empleo a lo largo de toda nuestra geografía pampeana, demostrando que para los gobiernos peronistas no hay pueblos grandes ni chicos, sino comprovincianos que esperan que el Estado provincial los contemple en su accionar; dándole importancia a políticas de inclusión social”.

Mitigar efecto nacional.
Razonó que lo actuado por el gobierno vernista permitirá mitigar “las consecuencias de las políticas económicas negligentes, que de manera obstinada, lleva adelante el Estado nacional bajo la presidencia de Mauricio Macri, que tuvo como consecuencia el aumento de la pobreza, la exclusión, y marginación de millones de argentinos”.
Sobre el gobierno provincial destacó la política hídrica, “exigiendo al gobierno mendocino que se nos devuelva el río Atuel”.
“Observo una gestión ágil, expeditiva, en la cual como cuerpo legislativo hemos acompañado y respaldado cada una de sus políticas (las del gobierno provincial) tendientes a garantizar el bienestar de los pampeanos. El gobernador gestiona permanentemente ante Nación, defendiendo nuestros intereses, porque no podemos olvidar el dicho: ‘¡Dios está todos lados, pero atiende en Buenos Aires!’, tarea que se le facilita por ser una persona de vasta experiencia y gozar de un profundo respeto entre sus pares”, dijo.

Dejar una huella.
Finalmente dejó el mensaje de que “no podemos jamás dejar de soñar que algún día habrá sociedades donde lo mío y lo tuyo no nos separe, con menos egoísmo, más solidaridad. Pero antes debemos cultivar la paciencia, el respeto, el trato igualitario, la confianza, el amor, multiplicar los conocimientos, e ir creando todos los caminos posibles que sirvan para enriquecer la sociedad. Comprometida con lo que he asumido cumpliré con mi pequeño escalón tratando de dejar una huella que otro continuará”.

Compartir