Imputaron a Gómez Centurión y lo investigarán por supuesta corrupción

La Justicia imputó hoy a Juan José Gómez Centurión, el jefe de la Dirección General de Aduanas, desplazado el viernes pasado a raíz de una denuncia anónima que llegó al Ministerio de Seguridad, y pidió una serie de informes y revisión de cámaras de seguridad. Hoy, Gómez Centurión se presentó en tribunales, nombró abogados defensores y se puso a disposición de la Justicia.
El fiscal Guillermo Marijuan elevó al juez Ariel Lijo su requerimiento para impulsar la investigación, sin aludir a un delito en particular, contra Gómez Centurión y Carlos Oldemar Barreiro Laborda, alias “Cuqui”, ex dueño de la compañía de alarmas y
recuperadora de autos robados Lo Jack.
Ese empresario también se presentó en la Justicia y luego le dijo al portal Perfil que detrás de una “cama” que le hicieron estuvo la número dos de la AFI, Silvia Majdalani.
“Sí. Me editaron y me sacaron de contexto. Me pusieron micrófonos en mi casa de San Isidro, violaron mi domicilio, fue una rata de AFI. El micrófono estaba abajo de la cómoda al lado de donde tomo café. La cama la hizo Majdalani. Yo desconfío de algún chofer mío, que seguro quebraron”, sostuvo Barreiro Laborda, según la publicación.
Según indicaron fuentes judiciales, Marijuan solicitó una serie de pedidos de informes a registros públicos para corroborar el contenido de la denuncia.
También solicitó que se busque el contenido de cámaras de seguridad que funcionaron en un shopping de Recoleta donde, según la denuncia, habría habido reuniones entre los dos imputados.

Descargo.
En la denuncia del Ministerio Público se mencionó, además de Gómez Centurión y Barreiro Laborda, a la jueza en lo Contencioso Administrativo Federal Rita Ailán, al abogado Edgardo Rodolfo Paolucci, quien fue funcionario en la Aduana; a Julio César Tizado, quien sería un empleado de “Cuqui”, y a Claudio Minicelli, cuñado del ex ministro de Planificación Julio De Vido, entre otros.
Los abogados Alejandro Pérez Chada y Hugo Wortman Jofre se presentaron ante el juzgado a cargo de Lijo como letrados de Gómez Centurión para ponerse a disposición de la Justicia para que lo investiguen.
El funcionario desplazado preventivamente hizo su descargo público en una serie de entrevistas en los últimos días, diciendo que estaba siendo víctima de intereses que había tocado durante sus primeros meses de gestión.
El último viernes el Ministerio de Seguridad de la Nación, que encabeza Patricia Bullrich, radicó una denuncia penal tras recibir un anónimo donde se aludía a una red de contrabandistas con protección oficial y el supuesto tráfico de unos dos mil contenedores. (DyN)

Compartir