Incertidumbre en Francia en la víspera de las elecciones

Francia contenía la respiración este sábado, víspera de la primera vuelta de las presidenciales más impredecibles en décadas, que se celebrarán bajo estrecha vigilancia policial días después de un nuevo atentado.
Los comicios del domingo se anuncian como los más reñidos de la historia reciente de Francia, con una carrera extremadamente ajustada entre cuatro de los once candidatos y un alto nivel de indecisión de los votantes. De hecho, la cuarta parte de los electores se declaran indecisos y se prevé una abstención alta.
El centrista Emmanuel Macron y la líder de extrema derecha Marine Le Pen encabezan la intención de voto, pero el conservador François Fillon y el izquierdista Jean-Luc Mélenchon les pisan los talones.
La diferencia entre los cuatro aspirantes es tan corta que se encuentran dentro del margen de error de los sondeos, por lo que cualquiera de ellos podría clasificarse para la segunda vuelta, del 7 de mayo.
Una parte de los franceses en ultramar y en el extranjero, incluyendo en América Latina y Estados Unidos, comenzaron a votar este sábado, un día antes que los electores en territorio metropolitano.
La recta final de la campaña se vio sacudida por un atentado en la emblemática avenida de los Campos Elíseos de París, que hizo saltar todas las alarmas en un país traumatizado por una ola de ataques yihadistas que ha provocado más de 230 muertos desde 2015.