Incidentes en el Muro de los Lamentos

Ultraortodoxos judíos se enfrentaron a representantes de las dos corrientes progresistas del judaísmo ante el Muro de las Lamentos de Jerusalén, donde estos últimos trataron de entrar con rollos de la Torá para reivindicar su derecho a rezar en ese lugar sagrado.
Los incidentes estallaron cuando un grupo de mujeres se adentraron en la explanada, apoyadas por un grupo de rabinos conservadores y reformistas de EEUU, portando con ellas varios rollos sagrados, lo que irritó a los ultraortodoxos allí presentes.
“Unas 80 personas entre hombres y mujeres rezaron hoy según el plan previsto. No hay ningún detenido”, se limitó a decir a EFE el portavoz de la Policía, Miky Rosenfeld, quien restó importancia a los forcejeos y, según algunas fuentes, hasta golpes, ocurridos allí esta mañana.
La entrada con rollos sagrados trataba de ser una protesta de las llamadas “Mujeres del Muro” para exigir al primer ministro, Benjamín Netanyahu, que les permita rezar libremente ante el único vestigio del lugar más sagrado para el judaísmo.
En marzo pasado Netanyahu canceló un acuerdo alcanzado después de años de lucha por el que se permitía a conservadores y reformistas rezar en un espacio separado, a unas decenas de metros de donde lo hacen los ultraortodoxos, que disponen de una sección para hombres y otra para mujeres.
Las dos corrientes progresistas exigen hacerlo de forma conjunta y en oraciones que puedan estar dirigidas por mujeres rabinos, lo que irrita a los más ultraortodoxos.
“La no aplicación del acuerdo supone una amenaza estratégica para Israel”, aseguró a medios locales el abogado Izhar Hess, quien explicó que en EEUU las corrientes mayoritarias del judaísmo son las progresistas y el impedirles rezar ante el Muro según sus costumbres -hombres y mujeres juntos- los aleja de Israel.
Ataviadas con taledos (manto sagrado) y doce rollos sagrados, la marcha fue convocada a las 06.30 hora local y obtuvo el apoyo de un grupo de rabinos progresistas estadounidenses que se encuentran en el país con motivo de un encuentro judío internacional.
Netanyahu se retractó del histórico acuerdo como parte de sus esfuerzos el año pasado para incorporar a los partidos ultraortodoxos a su gobierno.
Hoy, en una reacción oficial, el jefe del gobierno afirmó que “los lamentables sucesos en el Muro de las Lamentaciones no ayudan a encontrar una solución acordada para un régimen de oraciones en el lugar”.
“La violación unilateral del statu quo en el Muro perjudica nuestros continuos esfuerzos para llegar a un compromiso”, agregó.
Imágenes difundidas por medios locales muestran a activistas ultraortodoxos tratando de cerrar el paso a las mujeres que llevaban los rollos de la Torá, así como insultos de algunos menores.
Rosenfeld, que fue testigo de los hechos, aseguró que el enfrentamiento se redujo a forcejeos y afirmó que “no hubo disturbios, ni violencia, sólo menores que molestaron a los que trataban de rezar”. (Télam)

Compartir